Silvestre Luna

 

El pasado miércoles 5 de Febrero, en las mañaneras de adoctrinamiento, a la que nos tiene ya acostumbrados nuestro presidente de la República; día, en que se conmemora la promulgación de nuestra Constitución Política de México, dio un golpe más en detrimento a la economía turística de nuestro bello país; amenazando en pro de “recuperar la memoria histórica del país”, reformas a nuestra legislación (art. 74 de la Ley Federal del Trabajo), para que a partir del próximo ciclo escolar, los días festivos se conmemoren en su día y así poder terminar con los puentes vacacionales.

 

Ahora bien, cabe señalar que un fin de semana largo o puente de día festivo, se utilizan en los países occidentales, para referirse a un periodo de días de fiesta o asueto y que se forma al unir un día festivo con un fin de semana.

 

Debemos recordar y hacer referencia que en Diciembre del año 2005, durante el mandato del entonces presidente Vicente Fox Quezada, se aprobó y público en el Diario Oficial de la Federación, el decreto que modificó al artículo 74 de la Ley Federal del Trabajo; ello, con el propósito de acabar con los famosos puentes mexicanos, para dar paso a los fines de semana largos, que abarcaban los días sábados, domingos y lunes, garantizándose con ello, de manera formal y estable, tres días de descanso a las familias mexicanas que tienen un modo honesto de vivir, por medio de la remuneración económica de su trabajo.

Además, con la oportunidad de vacacionar, disfrutar y visitar los sitios turísticos de su conveniencia y alcance económico; lo que trae consigo, una derrama de turistas y flujo de dinero al centro turístico que se visita, por ende al país-

Para ello, nuestro presidente y el secretario de Turismo Federal, Miguel Torruco Marqués no deben soslayar, que el sector turístico en el país, tiene una gran importancia en la economía interna, toda vez que aporta el 17.2% del Producto Interno Bruto (PIB) a nivel nacional, por encima de la media a nivel mundial que es de 10.4%; destacando el Consejo Mundial del Viaje y el Turismo (World Travel and Tourism Council) , que el 85% del gasto de los visitantes a nuestro país, provino de los bolsillos de los viajeros nacionales y el 15% de los internacionales; además el sector turístico aporta 8.7 pesos por cada 100 pesos del PIB del total del país.

 

De ahí que en el tema de turismo, por ser la parte hegemónica y la clave primordial para el crecimiento de la economía del país, para la creación de más y mejores empleos, que vienen a mejorar el sustento y bienestar de los hogares de cada uno de los mexicanos; el tema no debe politizarse, bajo el argumento de recuperar la memoria histórica del país; puesto que para ello, se pueden tomar otras alternativas o decisiones, ya que tenemos en las escuelas la materia de historia, que en conjunto con la materia de civismo, nos podrán dilucidar la enseñanza necesaria y el conocimiento básico de nuestras fechas y acontecimientos históricos de nuestro país y que dicho desconocimiento, de un acontecimiento tan básico como lo es la conmemoración de la promulgación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, ¿que por cierto? ofendió a nuestro presidente de la república, quien tomó la decisión de dar un golpe de poder al siguiente ciclo escolar y así poder terminar con los puentes vacacionales.

Lejos, muy lejos está su decisión, en la de promover y adicionar ambas asignaturas (Historia y Civismo) en las aulas de los niños y jóvenes del país, con lo cual daría un gran salto social, al que siempre hace referencia, bajo su ideología de “la cuarta transformación del país” y contravendría al desastre cultural general que padece nuestro sistema educativo nacional y por consecuencia el resarcimiento de una nueva generación de buenos ciudadanos en nuestro mexicanos que conozcan y sepan de nuestros acontecimientos históricos, cuando se encuentran disfrutando de un fin de semana largo o puente vacacional.

 

Este golpe de poder político e ideológico, impactará directamente a nuestros destinos turísticos de Guerrero, Acapulco, Taxco de Alarcon y Zihuatanejo y será una decisión gubernamental más sin meter las manos, por la falta de interés en el área de la Secretaria de Turismo Federal, Estatal y Municipal; tal y como lo fue, con la extinción del Consejo de Promoción Turística de México, que era la encargada de coordinar, diseñar y operar las estrategias de promoción turística a nivel nacional e internacional de nuestro bello país.

 

Los tres niveles de gobierno, deben de ver hoy y siempre al turismo como el principal motor generador de la economía del país, porque tenemos una gran extensión territorial a lo largo y ancho de nuestra república mexicana, que alberga una gran riqueza natural, cultural, gastronómica e histórica.

lslunas@hotmail.com

 

COMPARTIR