Por Ignacio Hernández Meneses.

El gobierno municipal está viviendo una situación de “discapacidad social”, porque en lugar de estar apurado con sus parquímetros, debería de preocuparse por las rampas para los discapacitados, cuestionó Mario García Rodríguez, presidente de la Asociación de Personas con Capacidades Diferentes en Guerrero.

Lamentó que el presidente municipal Jesús Evodio Velázquez Aguirre solo se esté enfocando a buscar ingresos a costa de lo que sea, aún sin el permiso del Cabildo como es el caso de la instalación de parquímetros, “es cierto se requieren más ingresos pero tienen que seguirse los mecanismos legales y no pisoteando la ley”.

Mario García se quejó de que varias calles y avenidas de Acapulco, así como andadores y pasajes, no tienen rampas de acceso, y los pocos accesos que ya tiene la ciudad están bloqueados por automóviles o vendedores ambulantes, “nadie vigila los posos espacios públicos especiales por donde pasamos las personas con capacidades diferentes”.

Exhortó al gobierno municipal “a que programe y diseñe accesos y rampas para las personas que hacemos uso de las sillas de rueda, que haya infografía y discos para resguardar los acceso, y de los parquímetros bienvenidos pero por la vía legal”.

 

“Ni a quien irle…”

 

El del ex presidente Felipe Calderón Hinojosa y el ex gobernador Ángel Aguirre Rivero, ese sí es un pleito de cantina, ni a quien irle, los dos son corresponsables de la inseguridad que sufrió Guerrero y el país, manifestó en este tema Mario García.

El presidente de las Personas con Capacidades Diferentes, AC., dijo que  ambos personajes políticos hayan desatado un debate por las redes sociales en donde se han acusado mutuamente de sus fracasos como gobernantes, y que al final de cuentas, los únicos afectados son los ciudadanos.

El también periodista Mario García Rodríguez expuso: “Ya para qué, todo eso es una ofensa al pueblo de México, la verdad es un acto de cinismo de ambos personajes, mejor que se callen, eso es lo más saludable y por respeto a las familias que han sido víctimas del crimen organizado”.

“Realmente es una vergüenza y que mejor que se callen. Es demasiado tarde para esa evaluación, ya lo que hicieron ya lo hicieron y lo que no pudieron también, que ya no hagan el ridículo, que vergüenza, que por culpa de ellos, hayan quedado muchos hogares en luto”, puntualizó.

COMPARTIR