Ignacio René Hernández Meneses
 
A más tardar el lunes venidero terminará el paro de brazos caídos en la Capama, con el apoyo del gobernador Héctor Astudillo Flores, ya que se está haciendo un estudio para arribar a acuerdos finales, señaló Francisco Villanueva Vélez, representante de los inconformes.
Cansados pero no rendidos, los inconformes señalan que a pesar de la adversidad, siguen en pie de lucha, “no vamos a dar ni un paso atrás ni para tomar impulso”.
Entrevistados este viernes en la planta de El Cayaco donde se concentran para su asamblea diaria, sostuvieron que se mantienen dispuestos a colaborar porque les interesa fortalecer al organismo, “Hemos puesto nuestra mejor voluntad y le hemos respondido a los directivos con nuestra colaboración ahora que nos convocaron a restablecer el mantenimiento en Papagayo II”.
A su vez, Pablo Saligán Paco, explicó que va en marcha el proceso de reinstalación de sus compañeros que habían sido despedidos, por eso también el clamor de justicia de la base trabajadora.
COMPARTIR