Por Enrique Silva M.

A meses de que inicien las nuevas administraciones federal, estatales en 9 entidades de la república y municipios del país tema de discusión y propio de análisis será la conformación de los respectivos gabinetes, los equipos de trabajo con que se harán acompañar los nuevos gobernantes, ya en algunos casos se van dando a conocer nombres, en otros se deslizan otros mas, tal vez para ir sondeando como caen en el ánimo popular y en algunos se sueltan nombres para tratar de incidir en la decisión del titular y se le tome en cuenta, eso siempre pasa.

 

Ya algunos personajes confirmados han causado desde sorpresa, hasta enojo y en otros indiferencia, ya sea por su historial político, el pasado partidista o por sus estilos personales que no siempre han gustado al pueblo y que en un momento histórico que vive el país no se entiende como por que volverlos a poner detrás de los hilos del poder.

 

Los nuevos gobernantes deben ser muy cuidadosos y sobre todo congruentes al decidir quienes los acompañarán en la tremenda responsabilidad de gobernar, ya que lo que se prometió fue un cambio, un no más de lo mismo como para que de inicio comiencen mal nombrando en cargos importantes a cuestionados y cuestionables personajes.

 

Lo mas sano hubiera sido dar a conocer desde la campaña misma quienes estarían en los primeros círculos (lo hizo de manera limitada el virtual Presidente electo) o cuando menos hacerlo ya, porque se supone traen un programa de trabajo asesorados por gente conocedora de los distintos temas de interés público, no hacerlo daría a entender que se buscó ganar por ganar y después a ver que sale y acaben jalando a quien sea, aunque no sean los mejores ni conozcan gran cosa de los temas y mucho menos como resolver o atender lo que se presente.

 

Lo mas sano es a la voz de ya, informar quienes irán en los distintos cargos, acabar con especulaciones e ir asumiendo responsabilidades para que no lleguen a aprender desde como se abre la puerta y en ello se ocupen los primeros años de gobierno, lo que se requieren son soluciones de gente con el perfil y la solvencia moral para lograr objetivos comunes y se supone que en la aspiración de gobernar se tenía eso en cuenta y se contaba con las personas adecuadas para ello ¿o no ?

COMPARTIR