Ante la Corte en Nueva York, la fiscalía estadounidense presentó como pruebas una serie de mensajes y llamadas interceptados por el FBI entre el narcotraficante Joaquín Guzmán Loera y su esposa Emma Coronel. Medios aseguran que las grabaciones son la evidencia más grande presentada contra El Chapo.

COMPARTIR