Eduardo Salgado Sánchez

A 26 días que se vaya el alcalde Evodio Velázquez y ante la ola de problemas financieros y de basura que se han presentado en la ciudad, el presidente del Consejo de Cámaras Industriales y Empresariales de Guerrero (Concaingro), Julián Urióstegui Carbajal calificó como fallida la administración del “Nuevo Acapulco”.

En breves declaraciones a Enfoque Diario, el representante del gremio empresarial dijo que es “impresionante” que en Acapulco, los servicios públicos básicos para cualquier municipio como la recolección de la basura, servicio de agua potable, alumbrado público y seguridad, están inoperantes.

Señaló que un claro ejemplo de ello es la Capama, donde señaló que en esta administración solo generó más adeudos.

“Acumuló nuevas pérdidas y se pierde tres años para reorganizar a un organismo que sin duda, en manos de gente capaz podría dar números neutros y no números rojos; Capama no ha sido más que generadora de adeudos”, sostuvo.

Enfatizó que en el caso de la recolección de la basura y demás servicios, está “agarrado de alfileres” y que el Ayuntamiento solo limpia algunos lugares para disimular el problema de la falta de un sistema estructurado en cuanto a la recolección de la basura.

Uriostegui Carbajal comentó que “causa asombro” que la administración municipal saliente haya sido capaz de auto premiarse y se auto certifique en tema de trasparencia y combate a la corrupción, “esta administración municipal que está concluyendo ha sido totalmente intransparente y hay vicios de corrupción en todos los procesos donde se manejan los recursos económicos”.

Cabe destacar que el pasado primero de agosto, la Concaingro se reunió con los alcaldes electos de la entidad incluida la alcaldesa electa Adela Román Ocampo y de manera pública, Urióstegui Alarcón pidió  Román Ocampo desaparecer el cobro de los moches para otorgamiento de licencias de construcción, acto característico de la administración de Velázquez Aguirre.

COMPARTIR