Por Ignacio Hernández Meneses

 

Al grito de justicia, cetemistas del ala progresista tomaron esta mañana la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCyA) para exigir el reconocimiento de Donato Vergara Chávez como secretario general de la sección 113 y la destitución de Francisca Castro Romero, presidenta de esta institución.

Los trabajadores inconformes cerraron el edificio sede, y un trabajador se encadenó a las puertas, previamente, la presidenta de la Junta, Francisco Castro Romero ordenó que los 264 empleados se salieran para evitar algún desencuentro.

Entrevistado justo en el lugar de los hechos, el líder de los quejosos Donato Vergara dijo que desde la presidencia de la JLCyA se aplicó un fallo viciado de origen, ya que existen dos tomas de notas, donde se reconoce a Vergara y otra que le otorga la secretaría general a Pablo Elías Peláez Montero, y por eso la Sección 113 es la manzana de la discordia.

Con pancartas y gritos, los cetemistas agraviados no cesaron de pedir justicia. También se sumó el Frente Progresista de Guerrero, encabezados por Eloy Cisneros Guillén. También llegó Oscar Hernández Salgado, enviado del gobierno estatal para destrabar el conflicto.

 

En la protesta, Donato Vergara estuvo acompañado por trabajadores del ex hotel La Palapa, donde exigieron respeten la toma de nota y se invalide la entregada a Pablo Peláez Montero.

Allí, los aguerridos sindicalistas bloquearon las puertas de la dependencia ubicada en la calle Juan Rodríguez Cabrillo, en donde denunciaron que la presidenta ha actuado con alevosía a favor de la planilla encabezada por Pablo Peláez Montero.

Vergara Chávez exigió que el gobernador del estado, Héctor Astudillo Flores tome cartas en el asunto y no permita que los funcionarios de su gobierno actúen con favoritismo político.

En este contexto dijo que el gobernador mande a alguna persona a negociar y a saber del problema, nosotros somos trabajadores, pero nos cuesta mucho trabajo estar aquí “porque nosotros somos no somos personas de choque. Exigimos que la presidenta de la junta se valla por los actos, porque se saca una toma de nota como por arte de magia a favor de Pablo Peláez y por eso ahorita hay dos secretarios generales”.

En la protesta, los trabajadores expresaron que no querían ver al secretario del Trabajo, porque nunca les escuchó ni resolvió, por ello lo desconocen como interlocutor y no lo quiern ver ni en pintura Vinci.

COMPARTIR