Ignacio Hernández Meneses

Líderes de comités de base del gobernante partido Morena en Acapulco, protestaron ayer a mediodía exigiendo que la presidenta municipal cumpla su palabra de que les prometió chamba y ahora que ya ganaron, no les hace caso.

Alfredo Figueroa Alvarado micrófono en mano exigió de la alcaldesa que les de audiencia para recordarle que fueron sus promotores de campaña primero, y luego sus defensores del voto en el histórico 1 de julio de 2018.

El líder de comité de base, cuestionó que ya tienen dos meses pidiendo dialogo pero los funcionarios de segundo nivel no les hacen caso.

A su vez, Tiburcio Contreras Muñoz, reprobó que los secretarios no les hacen caso porque no los conocen, “no conocen a los morenistas de base, porque muchos funcionarios no hicieron campaña”.

“No se vale, ahora vemos mucha gente desconocida, y lo peor, vemos en el gobierno municipal a muchos funcionarios que estuvieron con Evodio, con Walton, con Añorve, o sea, ¿cuál cambio pues?”, sostuvieron molestos.

Al cuestionarles si la presidenta municipal tiene la obligación de darles trabajo, los líderes inconformes respondieron que si están pidiendo un espacio en el Ayuntamientos es porque precisamente se los prometieron, “vea aquí están nuestras fotos, nuestra gente, nuestros comités en las colonias de la periferia”, se apresuró a contestar don Tiburcio mientras mostraba un cuaderno con fotos impresas en computadora.

 

El minimitin en vochito…

 

Los morenistas llegaron en punto de las once de la mañana a bordo de un vochito donde habían montado el viejo equipo de sonido, la misma bocina que ocuparon en la campaña, incluso, repitieron las grabaciones de los “spots” de la campaña con el que según ellos, demostraba que efectivamente estuvieron en la campaña de la hoy alcaldesa.

Los inconformes al menos iban armados de valor, era una manifestación en el desierto. Nadie los atendió, apenas la gente que iba pasando los veía como bichos raros.

Una agente vial tan pronto los vio llegar los corrió de la avenida porque según ella, el destartalado auto estorbaría  el paso vehicular. Sin embargo, adelante del miniauto, había dos camionetas de lujo, una blanca y una dorada, eran de funcionarios que representan la austeridad republicana, para ellos no los midieron con la misma vara del reglamento vial.

Pero como este par de líderes de Morena eran de los radicales no se quitaron, allí hicieron su minimitin. Eran más los curiosos que los inconformes. Los agentes de Gobernación Municipal se daban vuelo tomando fotos, grabando las entrevistas, wasapeando a las altas esferas del poder.

COMPARTIR