Y vaya que la ropa sucia se lava en casa.

COMPARTIR