Por Juan José Romero

– Para el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, la Guardia Nacional no abona en nada a seguridad pública, así lo consideró el abogado de este centro, Vidulfo Rosales Sierra.

 

En entrevista el abogado dijo que la integración de elementos del Ejército en la Guardia Nacional significa un retroceso para la seguridad en virtud “del pasado obscuro” de las fuerzas castrenses en el estado.

 

“Debe de tener los mecanismos de coordinación adecuado que impida alguna confrontación o malos entendidos”, expuso.

 

Enfatizó que la creación de este nuevo cuerpo de seguridad no abona a la seguridad, porque se trata de militarizar la seguridad pública lo cual insistió no ayuda.

 

“Tenemos antecedentes obscuros de los militares ejerciendo actividades de seguridad, tenemos actos de violaciones graves en que ha incurrido los militares en el ejercicio de la seguridad pública, no son sus funciones naturales”, señaló.

 

Rosales Sierra consideró además a la Guardia Nacional como un retroceso, aunque señaló que lo dicho por el gobierno federal que se trata de un asunto temporal (la Guardia Nacional), no obstante dijo es un asunto que preocupa.

 

Por lo que consideró habría que poner “claridades” a esa etapa transitoria de la Guardias Nacional porque señalo que no puede continuar militarizada la seguridad en el país, indicó.

COMPARTIR