*  “Mi gran pecado fue pensar diferente”…

Eduardo Salgado Sánchez

Acapulco, Gro., 15 de mayo de 2018.- A escasos días de cumplirse un año del atentado ocurrido a su persona en Ometepec, Guerrero, la locutora de Radio y Televisión de Guerrero en la Costa Chica, Marcela de Jesús Natalio señaló que hasta la fecha, no hay avances en las investigaciones sobre su caso en la Fiscalía General del Estado.

En conferencia de prensa, de huipil blanco y con una férula de boca a oreja, la locutora amuzga quien el pasado 3 de junio de 2017 recibió un disparo en el rostro y uno más en el antebrazo cuando salía de las oficinas de la estación de RTG en el municipio de la Costa Chica y se debatió entre la vida y la muerte, primeramente agradeció a los medios de comunicación y la sociedad en general el apoyo brindado hacia su persona a raíz de lo ocurrido.

“En lo personal no me han dado avances, desconozco hasta dónde va el caso porque hasta ahorita estoy enfocada al 100 por ciento en mi recuperación, confío en la Fiscalía, en las leyes mexicanas; que se haga justicia”, expuso.

Aseguró que el atentado hacia su persona fue “por pensar diferente” y afirmó no tener enemigos ni deberle nada a nadie, “mi pecado más grande es pensar diferente, pensar diferente”.

Cuestionada si recibe apoyo para su proceso de recuperación, afirmó que continúa percibiendo su salario de locutora en Radio y Televisión de Guerrero y que su atención medica es por parte del IMSS, “desconozco el porcentaje que va mi recuperación pero afortunadamente, existen milagros, yo considero un milagro de Dios porque una bala entro aquí, salió acá, entro al cráneo, entró en mi espalda, yo me siento completa, dicen los doctores que las balas afectaron los nervios de mi garganta pero mentalmente estoy bien”.

Narró además que el día de su atentado, era su cumpleaños número 54 y que desde que fue dada de alta, permaneció en un refugió fuera de la entidad.

Agradeció además el mecanismo de protección a periodistas de parte de los derechos humanos e inclusive a las diversas movilizaciones en México y diversos países que demandaron justicia, “nada fue en vano, estoy de pie e invito a todos los indígenas en el país, en cualquier trinchera a alzar la voz; yo les deseo de todo corazón a todos mis agresores intelectuales y materiales que estén gozando de buena salud, afortunadamente en mi corazón no cabe el rencor y el odio”.

Sentenció que tiene el ímpetu de recuperarse para regresar a sus actividades cotidianas como comunicadora, que por sus dialectos amuzgo, náhuatl, nazavi ha contribuido al desarrollo de las comunidades indígenas en la entidad.

COMPARTIR