El Tribunal Federal de Justicia Administrativa anula la resolución del Servicio de Administración Tributaria sobre un crédito fiscal, y no pagará el presunto adeudo.
A finales de 2013, el SAT acusó a Gordillo Morales de no declarar ingresos por 7 millones 883 mil 606 pesos con 65 centavos, por lo que se hizo acreedora a multas y recargos.
Los supuestos ingresos que no declaró la exlideresa se habrían revelado mediante depósitos y pagos a tarjetas de crédito a su nombre tras hacer cuantiosas compras en tiendas de alta gama.
En el argumento presentado ante el TFJA, los abogados de la exdirigente del SNTE sostuvieron que los pagos habían sido reembolsos del propio sindicato, pues se trataba de gastos de representación.
En alegatos, los defensores dijeron: “Entendiéndose por éstos, los gastos destinados a que el trabajador represente o mejore la imagen de la empresa frente a los clientes con un objetivo empresarial”.
Durante el juicio por adeudo, el SAT le embargó a la maestra cinco inmuebles ubicados en la Ciudad de México.
La demanda que Gordillo Morales entabló en contra del SAT fue interpuesta el 19 de abril de 2017 en la Séptima Sala Regional Metropolitana con sede en la Ciudad de México y fue contestada el 16 de junio del mismo año.

COMPARTIR