Por ocho votos a tres, el Tribunal Supremo de Brasil decidió el jueves tipificar la homofobia y la transfobia como un delito similar al racismo. La pena será de uno a cinco años, además de multa.

COMPARTIR