El discurso político-cultural del nuevo gobierno se mantiene sin rumbo, ante un panorama donde los buenos deseos pretenden solucionarlo todo.

COMPARTIR