Por Silvestre Luna

Es un movimiento nacional, para el reconocimiento tácito, de aceptar un problema grave, con los derechos humanos inherentes de las mujeres en México.

En exigencia de total inclusión a la cultura de la igualdad y oportunidad, para una vida digna dentro de la sociedad mexicana; ello se da así, dado el crecimiento de la violencia de género que viven día a día cada una de ellas, bajo la consigna y voz poderosa, que ninguna mujer realice actividad alguna que las involucre en producir o adquirir bienes o servicios, lo que implicaría un costo superior (a decir de los expertos) a los cuatro mil millones de pesos.

El problema de dicha convocatoria es tan grave y real; que el presidente de la Republica, la toma con desdén e incluso, sin la mínima empatía y sensibilidad política de los hechos, al considerarla como un ataque directo a su gobierno, bajo el argumento fantasioso, que “los conservadores, se volvieron feministas” y los partidos políticos unos “oportunistas”, al tratar de desacreditar el movimiento; lo que conlleva en su manifiesto, según él, un aire de fondo político, y no; no es así, como debe de verse la cruda realidad del grave problema que viven cada día las mujeres de nuestro país, quienes sufren con una tasa de feminicidios más grande de los últimos diez años (diez muertes diarias por cuestión de genero) y que es un movimiento social legítimo de género, ya que viven de manera reiterada y de forma permanente en su entorno social, de vejaciones por el odio, desprecio, placer o sentido de posesión de parte de los hombres, con una violencia extrema sobre la mujer.

Además, ya se ha expuesto y comentado, que las autoridades encargadas de prevenir, investigar y castigar son omisas en desarrollar un trabajo eficiente y pulcro, en favor de resolver el grave problema que les atañe a las mujeres violentadas en nuestro país, que han enlutado a miles de hogares a lo largo y ancho de nuestro México y no se está haciendo nada para mejorar la situación.

Es por eso; que el acto de protesta, en sí mismo, es un enérgico acto de manifestación de las mujeres, frente a la violencia de género que viven, así como a la ineficiencia en su actuar del estado mexicano como ente jurídico, quienes deben ser garantes de la seguridad de género y de toda la sociedad civil, tanto en su prevención y castigo, lo cual no acontece en los hechos, lo que además, se ha venido prolongando y agravando día a día; acción manifiesta de las mujeres, que tendrá como objetivo la de abatir la epidemia del mal y descomposición social que se vive, para crear conciencia y cambiar conductas, tanto de la sociedad civil, así como de parte, de las autoridades de todos los niveles (federales, estatales y locales), para que en su conjunto y con responsabilidad social, se proyecten y se diseñen políticas públicas que den paz social al país, que les beneficien en todos los ámbitos, tanto político, cultural, social y económico a cada una de las féminas, como una exigencia real e integra a sus convicciones de manifestarse, bajo la grave crisis que les asecha cada día, y de la falta de acciones concretas para salvaguardar su integridad y su seguridad individual.

Históricamente, en la lucha universal de las mujeres, muchos hitos y logros que han quedado plasmadas para siempre, a lo largo y ancho del globo terráqueo,  por el reconocimiento de sus derechos individuales como mujer, bajo la bandera de la igualdad, derechos de las que siempre han estado sometidas por el hombre; se han logrado grandes avances de manera paulatina, con cambios sociales radicales, que desarrollan de manera determinante y valientes, en el que juegan un papel clave en su roll social; logrando avanzar en grandes temas como el derecho al sufragio, reducción de jornadas laborales, mejores salarios, acceso  las universidades, derecho a ocupar cargos públicos, entre otras muchas acciones más, lo que, le han permitido un trato mucho más igualitario en la sociedad.

Es por ello, que en el marco del Día Internacional de la Mujer, promulgada por la Organización de las Naciones Unidas, que se conmemora el 8 de marzo próximo del presente año, todas las mujeres de México, realizaran una marcha, para conmemorar su día, como una expresión de lucha de igualdad, participación y empoderamiento de la mujer en todos los ámbitos de la sociedad, que tiene como objetivo lograr, una sociedad más justa, más pacífica y sostenible; es así, que las mujeres en el país, para expresar su inconformidad del lacerante tema de los feminicidios, convocaron a través de los colectivos de la sociedad civil a que no salgan a las calles, a sus trabajos, que tampoco asistan las niñas a las escuelas y las jovencitas a sus universidades, además que tampoco salgan adquirir bienes y servicios, por eso: “El nueve ninguna se mueve”. 

 

COMPARTIR