AMOR DE MADRE

Por Ignacio Hernández Meneses

Luis Enrique, es un bebé de apenas 9 meses, y ya está luchando para arrancarle más días a su vida en el hospital de El Quemado.

Tiene hidrocefalia, “agua en el cerebro”, le dicen los médicos a la afligida madre, doña Citlali Marques Serrano, originaria de Tecpan de Galeana, implora la ayuda de la gente para que le ayude económicamente, “para comprar muchas medicinas que piden los doctores”, nos dice luego de reconocer que pierde la vergüenza para no morir en el intento.

Sus desvelados ojos secos no dejaban de parpadear, nos dice que a su niño le pusieron una válvula y lo dieron de alta pero recayó.

Por Luis Enrique, su pequeño hijo se mantiene firme, de pie, clama ayuda, la solidaridad de la gente que la escuche, que la ve, y es que sus lágrimas lo dicen todo, es la definición profunda de amor de madre.

“Daría mi vida por mi hijo, que daría yo para ser la enferma”, alcanzó a decirnos doña Citlali Marqués, cuyo marido la abandonó tan pronto supo que el hijo de ambos estaba muy grave, se tiró a perder, la verdad en esta historia, ese papá… no tiene madre… ni padre.

Si usted que nos escucha puede ayudarla con cualquier moneda, debe ir al hospital El Quemado, en el primer piso, en la cama 101, y pregunte por el niño Luis Enrique, y que Dios se lo pague.

COMPARTIR