Por Jacko Badillo

 

Que los medios de comunicación juegan un papel fundamental en la sociedad no tengo la menor duda.

Desde los cargos de representación en los que he tenido la oportunidad de servir en el ámbito empresarial, en mi faceta de deportista de alto rendimiento y en la práctica de la pesca deportiva, lo mismo que como actor político, mi vida siempre ha estado ligada a los medios.

 

Y desde luego, esta situación también me ha permitido coincidir y hacer buenas migas con el gremio de los comunicadores, incluso poderme jactar de tener excelentes amigos periodistas, principalmente con quienes ejercen de manera seria, profesional y responsable tan noble oficio.

 

Y es que en el fondo esa búsqueda constante de alcanzar el bien común a través de la verdad, esa lucha en contra de la corrupción, de los abusos de autoridad o de poder, saliendo en defensa de los que menos tienen, de los marginados, no puede menos que generarnos ese sentimiento de empatía y respeto.

 

No por nada el presidente López Obrador comienza sus jornadas diarias reuniéndose con los representantes de los medios de comunicación, sabedor de que son el vínculo más cercano que todo gobierno tiene con la sociedad, pues son ellos no solamente los portavoces de la gestión gubernamental, sino también quienes tienen el pulso del ánimo que existe entre los gobernados, igual que son muchas veces los que marcan la ruta  de las acciones o con sus críticas fundamentadas permiten enmendar el camino.

 

Desde este espacio vaya una sincera y afectuosa felicitación a mis amigos periodistas y a todo el gremio en general por la reciente conmemoración del Día del Periodista en México, y mi reconocimiento por todo lo que aportan para el engrandecimiento de nuestro Acapulco, el estado y el país.

 

Mientras tanto…  ¡Jálalo que es pargo!

COMPARTIR