Por: Fernando Hinterholzer Diestel

 

Hace unos días, se conmemoró el Día de la Tierra, la cual es una celebración que se realiza el 22 de abril de cada año y tiene el objetivo de hacer conciencia entre las personas del planeta sobre los problemas que hay en el mundo para crear un equilibrio entre las necesidades económicas y sociales y las del medio ambiente, considerando que la tierra es nuestro hogar en este sistema solar, que es parte de la vía láctea y del universo.

Y quizás haya pasado desapercibido para mucha gente en nuestro país, pero no para los ambientalistas y para lo que viven en contacto directo con la naturaleza como es mi caso, en la sierra madre de Chiapas. Lamentablemente, la población de nuestro país y las autoridades federales, estatales y municipales no acaban de tomar conciencia del grave deterioro que estamos causando al entorno de la naturaleza al contaminar los cauces de los ríos, al infestar los mares de millones de restos plásticos y de basura en general en los bosques y selvas de nuestra geografía nacional, amen de los incendios forestales que justamente en esta época del año, generan los campesinos y los pueblos originarios para resembrar sus predios.    

 

La iniciativa de conmemorar el día de la tierra viene desde los años 70’s y fue promovido por un político norteamericano de apellido Nelson, con el objeto de crear una conciencia común a los problemas de sobrepoblación, la producción de contaminación, la conservación de la biodiversidad y otras preocupaciones ambientales para proteger la madre tierra.

Es un día para rendir homenaje a nuestro planeta y reconocer a la tierra como nuestro hogar y nuestra madre, así como lo han expresado distintas culturas a lo largo de la historia, demostrando la interdependencia entre sus muchos ecosistemas y los seres vivos que la habitamos.  Desde entonces, el planeta ha perdido el 30 por ciento de su biodiversidad y enfrentan problemas, como el calentamiento global provocado por la actividad humana, los mares y océanos infestados de materiales plásticos, la destrucción de los casquetes polares, entre otros.

De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) “Madre Tierra” es una expresión común utilizada para referirse al planeta Tierra en diversos países y regiones, lo que demuestra la interdependencia existente entre los seres humanos, las demás especies vivas y el planeta que todos habitamos.

La Tierra y sus ecosistemas son nuestro hogar. Para alcanzar un justo equilibrio entre las necesidades económicas, sociales y ambientales de las generaciones presentes y futuras, es necesario promover la armonía con la naturaleza y el planeta”. “Celebramos el Día Internacional de la Madre Tierra para recordar que el planeta y sus ecosistemas nos dan la vida y el sustento. Con este día, asumimos, además, la responsabilidad colectiva, como nos recordaba la Declaración de Río de 1992, de fomentar esta armonía con la naturaleza y la Madre Tierra. Este día nos brinda también la oportunidad de concienciar a todos los habitantes del planeta acerca de los problemas que afectan a la Tierra y a las diferentes formas de vida que en él se desarrollan”.

En el sur de México, en el Estado de Chiapas, hace unas semanas tuvimos la oportunidad de visitar la selva lacandona él ultimo pulmón de México, la cual ha reducido su extensión en más 70% de su territorio original en menos de 50 años.

Esta gran selva ubicada al sur del México en el estado de Chiapas ha perdido más de 200 mil hectáreas, debido a la ganadería intensiva, tala clandestina y cacería furtiva, de hace 50 años a la fecha, sin que las autoridades que vigilan y protegen el medio ambiente, hagan algo para defender ese último pulmón de nuestro país, que es la selva Lacandona. Se ha estado tratando de crear conciencia ambiental en la población, pero sobre todo en nuestras autoridades. Se han tenido algunos logros, no todos los que hubieran querido, sin embargo, sería muy positivo ir sugiriendo medidas prácticas que cada uno de nosotros puede ir llevando a la práctica, con lo cual ayudaremos a salvar al Planeta.

El actuar, nos llevará forzosamente a exigir a las autoridades el que actúen también (no sólo simulando), generalizando la acción en todo el país, lo que es totalmente indispensable. El planeta Tierra es nuestra casa y no lo cuidamos y respetamos terminaremos por destruirlo y volverlo inhabitable, estamos a tiempo todavía.    

ES CUANTO

ADENDDUM: continúan los incendios forestales azotando a 18 entidades del país, la Conafor, las áreas de protección civil y los HH Cuerpos de Bomberos de los estados con mayor cantidad de incendios atacan al voraz fuego que destruye cada año miles de hectáreas, vaya desde aquí una felicitación a dichas instituciones, en especial a protección civil de San Cristóbal las Casas y a la Dirección de Ecología en Taxco, Guerrero.

dfhinter@hotmail.com

 

COMPARTIR