Científicos de la Universidad Baylor en Estados Unidos han detectado un objeto extraño a 200 kilómetros de la superficie del astro. Creen que podrían ser fragmentos de un asteroide.

COMPARTIR