La institución bancaria confirmó que el desalojo de dos edificios en la Ciudad de México ocurrió después de recibir correos anónimos que comprometían a sus dos sedes corporativas. Bancomer desestimó la veracidad de los mensajes y alertó a las autoridades.

COMPARTIR