*Saldo blanco y daños menores en Acapulco y Chilpancingo

Roberto Santos

 

La experiencia sufrida por Íngrid y Manuel hizo que las autoridades de Guerrero ante la presencia de Narda tomaran las medidas preventivas necesarias y atendieran de manera oportuna las afectaciones que esta tormenta dejó.

La coordinación del gobierno del estado con los municipios permitió que el saldo casi fuera blanco, con afectaciones en caminos y puentes derrumbados.

Héctor Astudillo junto con sus funcionarios supervisaron los trabajos de prevención y atención inmediata en las carreteras donde se presentaron derrumbes y cortes de vía, como este día lunes se han estado reportando.

Las regiones que más afectaciones tuvieron fueron Costa Chica, Tierra Caliente, Norte, Centro y Montaña. 

En las reuniones de evaluación el gobernador estuvo con su gabinete y con el presidente de Chilpancingo Antonio Gaspar Beltrán, así como con funcionarios de primer nivel del estado, a quienes pidió que se realizarán recorridos de evaluación para restablecer servicios básicos como vías de comunicación y energía eléctrica.

En el recuento de los daños, se confirman en 30 municipios que necesitan apoyo urgente para recuperar su infraestructura, por lo cual el gobernador firmó la solicitud de declaratoria de emergencia para los mismos durante la sesión del Consejo de Protección Civil estatal, la mañana de este lunes en la Octava Región Naval. 

Entre estos municipios están Acapulco, Coyuca de Benítez, Petatlán, Tecpan, Zihuatanejo, La Unión, Coahuayutla, Atoyac, Benito Juárez, Igualapa, Florencio Villarreal, Cuautepec, Cuajinicuilapa, Tixtla, Chilpancingo, Chilapa, Juan R. Escudero, José Joaquín de Herrera, Heliodoro Castillo, Leonardo Bravo, Eduardo Neri, Alcozauca, Metlatónoc, Acatepec, Tlacoapa, Malinaltepec, Tlapa, Cochoapa El Grande, Copanatoyac y Tetipac. 

En esta reunión la presidenta municipal de Acapulco Adela Román pidió que CAPAMA estuvieran incluida en la declaratoria porque no funcionaban los tres sistemas de agua, pero horas después informó que ya se había restablecido el servicio en un 70 por ciento, y que poco a poco lograrían el cien por ciento.

En Acapulco se habilitaron 15 refugios temporales con 583 personas atendidas, lo que habla bien de la pronta atención de la presidenta municipal con los funcionarios de su gabinete, quienes estuvieron permanentemente ayudando a la población que solicitaba ayuda.

En Chilpancingo se dieron a conocer los albergues pero no hubo necesidad de ocuparlos.

Las autoridades de Protección Civil Guerrero con el apoyo de las fuerzas armadas, rescataron 11 personas.

Y solo en Tixtla se reportó una persona desaparecida arrastrada por la corriente de un río. 

Acapulco, Juan R. Escudero, Eduardo Neri, Tixtla, Tlacoachistlahuaca y Xochistlahuaca, reportaron derrumbes y son atendidos por el gobierno del estado a través de Obras Públicas. 

En general en todo el estado hubo socavones, crecidas de río, algunos puentes destruidos, algunos vehículos arrastrados, derrumbes que obstruyen el paso vehicular para localidades y municipios. 

En todos hay coordinación de autoridades del estado con los municipales, con la intervención de la Sedena, Protección Civil estatal y municipal, Guardia Nacional y en general de todos los funcionarios municipales.

En Chilpancingo no hubo ningún daño de consideración y todos los pedidos de apoyos fueron atendidos con prontitud por las comisiones de funcionarios y trabajadores de confianza del ayuntamiento.

El balance en la capital es bueno y con saldo blanco, gracias a la coordinación del secretario particular del gobierno del estado Humberto Díaz con el presidente municipal Antonio Gaspar y con sus equipos de trabajo.

Gracias a esa coordinación se atendieron todos los llamados de auxilio y se siguen supervisando el comportamiento de las barrancas y de la presa el Cerrito Rico.

Hay que reconocer el trabajo de la alcaldía y sus trabajadores de confianza que estuvieron constantemente limpiando los cauces de barrancas para prevenir daños durante las lluvias.

Por cierto, no se vio por ningún lado esos regidores del bloque opositor al alcalde que se distanciaron cuando se aumentaron un salario mayor al de AMLO en la presidencia.

Este fin de semana seguramente la gente a la que se deben debió extrañarlos, sobre todo por la vehemencia discursiva con que justifican estar en contra del alcalde. 

Tampoco a los trabajadores sindicalizados que exigen bonos, prestaciones y aumentos cada que se les ocurre, pero no aportan más al municipio que su presencia y ocupar una silla durante su jornada laboral. 

santos0212@yahoo.com.mx

COMPARTIR