Por David Guzmán

 

Todo listo para la Navidad y las fiestas de Año Nuevo.

El mercado central y las calles aledañas, ya se encuentran tapizadas de las tradicionales piñatas multicolores que serán parte de los adornos de las fiestas decembrinas que ya están a la vuelta de la esquina.

Ollas de barro cubiertas de papel periódico, aún se pueden encontrar con diferentes figuras; además de piñatas de cartón, y otras con armazones de otate y celofán, todas cubiertas con papel crepé y otras llevan globos.

Las manos mágicas de los piñateros nos permiten darle mayor significado a estas fiestas, sobre todo con las piñatas de siete picos que representa los siete pecados capitales, pero esta historia de la piñata se originó en China, y se dice que Marco Polo, que era un navegante Italiano del siglo XIII, las llevó a su país, y luego se difundió en Europa.

En la conquista Española, los españoles la trajeron a México y se hizo muy popular.

Romper la piñata de siete picos significa destruir el mal y el triunfo del bien y que vendar los ojos a la persona que le pega a la piñata, significa que la fe ciega. Y desde luego los dulces y la fruta de la piñata significan, las cosas buenas.

 

A rescatar las tradiciones…

 

En los pasillos del mercado y locales de alrededor, están tapizados de colores de papel de china, crepé, lustre y estaño. En la mayoría de los piñateros aun usan el engrudo para pegar el cartoncillo y armar las múltiples figuras que salen de su imaginación.

El punto es no perder las tradiciones y por lo pronto, vaya al mercado central a comprar su piñata, de la figura que sea, hay barquitos, piña, sandía, estrella de varios picos, y la del ganso que está de moda, y ¡Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo 2019!.

 

COMPARTIR