Bernardo Torres

Chilpancingo, Guerrero.- Este 6 de noviembre se cumplen cinco años de la detención y encarcelamiento del líder de la Policía Comunitaria de Tixtla, Gonzalo Molina González, por lo que familiares y representantes de organizaciones sociales, se manifestaron al exterior del Centro de Readaptación Social (Cereso) de Chilpancingo.

El promotor de la policía comunitaria se encuentra preso desde el 6 de noviembre de 2013, acusado por los delitos de lesiones, privación de la libertad personal, robo específico y terrorismo, en agravio de ex servidores públicos del Ayuntamiento de Tixtla, y desde entonces ha estado preso en penales federales y actualmente en el Cereso de Chilpancingo.

Su detención se dio días después de que fue apresada la fundadora de la Policía Comunitaria, Nestora Salgado García por elementos de la Marina, y tras llevar a cabo la toma del Ayuntamiento de Tixtla, fue detenido por elementos del Ejército, Policía Estatal y Ministerial en la base del barrio del Fortín.

Este lunes al mediodía, unas 20 personas, entre familiares y representantes de organizaciones, se manifestaron al exterior del Cereso, en exigencia de su libración inmediata, pues señalan que el Gobierno Estatal y Federal se han ensañado con el líder comunitario.

Destacaron que su prisión no se debe a delitos cometidos, sino a la ola represiva que empezó en el gobierno de Ángel Aguirre Rivero, para desarticular las policías comunitarias que se habían levantado por la incapacidad de las autoridades de brindar seguridad y recuperar la paz en los pueblos, principalmente indígenas.

Días después habrían sido detenidos otros miembros de la CRAC, Samuel Ramírez, Bernardino García, Arturo Campos, entre otros, quienes tras el resolutivo a favor de Nestora también fueron dejados en libertad.

En la protesta participaron miembros de la Coordinadora Estatal de los Trabajadores de la Educación (CETEG), de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC), Frente Popular Francisco Villa, colonia Emperador Cuauhtémoc, así como familiares y amigos.

Mientras al interior de los juzgados se llevaba a cabo una audiencia que había sido pospuesta en tres ocasiones, los manifestantes también pidieron atención médica urgente para Gonzalo Molina, la cual le han negado en las últimas semanas y su situación empeora.

COMPARTIR