Por Ignacio Hernández Meneses / Fotos: David Guzmán.

 

La fe mueve montañas y también a los peregrinos porteños que llegan con música de viento a iglesia de Sagrario Catedral, para venerar a la Virgen de Guadalupe, Reyna de México, en ocasión del 487 aniversario de sus apariciones en el cerro de El Tepeyac.

Con las plegarias en sus labios, decenas de peregrinaciones arribaron esta mañana a la iglesia del Zócalo, y allí fueron recibidos por Luis Alejandro Piza Fajardo, vicario parroquial, quien ante Enfoque Informativo dijo que la Guadalupana, “es signo de esperanza, fortalece la fe, es factor de unidad de los pueblos hermanos que en aquella época estaban confrontados”.

Allí también platicamos con la señora Cristina García quien iba al frente de su  peregrinación de una tienda aledaña a la plaza pública Juan Álvarez, junto con su personal y cargando dos arreglos florales con las imágenes de la Reyna de México.

“Venimos a darle gracias a la milagrosa Virgen Morena por todo, a pesar de que el 2018 fue un tiempo difícil para todos, pero nos da fortaleza, amor y fe para seguir avanzando por el camino del bien”, expresó Cristina García mientras sus acompañantes se tomaban la foto del recuerdo al pie de la majestuosa imagen de la Guadalupana.

 

Atardecer decembrino con danzas tradicionales

 

Ayer tarde noche llegaron las últimas peregrinaciones a Sagrario Catedral. Allí iban los comerciantes del mercado Santa Lucía; los empleados de la Administradora de Playas encabezada por su dinámico director Sabás Arturo de la Rosa Camacho, entre otras.

Algunas serpentinas de creyentes llevaban la tradicional música de Chile frito para ir a todo pulmón con los canticos; algunas peregrinaciones llevaban danzas como Los Diablos, Los Ocho Locos y Los Zoyacapoteros. Los cohetones no podían faltar, igual sus coheteros con las rechiflas en contra por si tronaban fuertes sus varillas de luz y también por los cohetes que no tronaban.

Anoche el Zócalo era un hervidero de juandieguitos, y veladas por todas partes. Aunque este año, se vio que la mayoría de las peregrinaciones fueron durante el día.

Un año más, por el festejo del 487 aniversario de las apariciones de la Virgen de Guadalupe.

COMPARTIR