JUAN JOSÉ ROMERO 

A poco más de dos meses en que se registró el primer caso positivo de COVID-19 en Guerrero y que a la fecha suman 856, el gobernador Héctor Astudillo Flores insistió en que la pandemia no es un juego, es algo serio que requiere de la participación de todos para salir adelante.

Durante su mensaje a través de redes sociales para informarle a la población sobre el desarrollo del COVID-19 en el estado, el Ejecutivo guerrerense también informó que las actividades no reiniciarán en ninguno de los municipios de la entidad.

Además, precisó que seguirá la medida que adoptó su administración para prevenir contagios de coronavirus en los trabajadores de Palacio de Gobierno, por lo que tampoco reanudarán labores en el mes de mayo.

Contestó algunas preguntas como la situación en el hospital de Iguala, que cuenta con 24 camas COVID-19, de las cuales 11 están ocupadas.

 

El gobernador aclaró que no se tiene incluido el cierre de los municipios como medida para frenar el COVID-19 y puntualizó: “Nosotros no lo vamos a hacer porque no creemos que esa sea la ruta, nosotros vamos a seguir insistiendo en que cada quien ponga su parte, como lo dije ayer, tenemos que hacer más de lo que estamos haciendo, hay mucha movilidad y hacer conciencia de que esto no es un asunto de broma, eso es un asunto muy serio por eso ahí están los datos”.

 

Expresó su reconocimiento a las y los doctores, las enfermeras por el trabajo que están haciendo para ayudar a los pacientes diagnosticados con COVID-19 e indicó: “Ayudemos todos, respetemos mucho a las doctoras, a los doctores a las enfermeras y a los enfermeros, a todos los que van a entrar aquí en Chilapa les deseamos mucho éxito a todos”.

 

De la Peña Pintos, expuso que en los últimos 13 días se ha registrado 476 casos más, mientras que en los primeros 25 días de la contingencia solo se registraron 49 casos y 

 

Además se observa una gran demanda de camas en Iguala, Chilpancingo y en los dos hospitales de Acapulco, donde se tiene una ocupación de al redor del 65 y 68 por ciento con 15 pacientes intubados graves, mientras que, en todo el estado, de los 198 hospitalizadas, 36 están graves intubados y 162 pacientes estables, detalló De la Peña.

 

Acompañaron al gobernador, el delegado federal en Guerrero, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, el comandante de la Novena Región Militar, Miguel Hurtado Ochoa, el comandante de la 35 Zona Militar, Ernesto Ávalos Pardo, así como directivos y personal del Hospital de Chilapa y diputados locales.

 

PONEN EN MARCHA HOSPITAL COVID-19 EN CHILAPA

 

Para seguir haciendo frente a la Fase 3 de la pandemia por COVID-19 en Guerrero, el gobernador Héctor Astudillo Flores, asistió a la puesta en marcha del Hospital de Chilapa de Álvarez, el cual fue reconvertido para atender a pacientes diagnosticados con coronavirus y será operado por la Secretaría de la Defensa Nacional.

 

Junto al comandante de la Novena Región Militar, Miguel Hurtado Ochoa, el comandante de la 35 Zona Militar, Ernesto Ávalos Pardo, del delegado federal en Guerrero, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros y diputados locales, el Ejecutivo guerrerense realizó un recorrido por el hospital que ya cuenta con personal, equipamiento y material médico de seguridad personal.

 

El inmueble COVID-19 dispondrá de 50 camas: 20 de terapia intensiva y 30 para hospitalización, 16 ventiladores, de los cuales, 6 fueron donados por el gobierno del estado y cuatro por los diputados locales.

 

Hay que destacar que en días pasados, el Gobierno del Estado entregó a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) la administración del Hospital General de Chilapa, el cual fue habilitado para atender casos de COVID-19.

 

En ese sentido, el comandante de la 35 Zona Militar, Ernesto Ávalos Pardo, indicó que se capacita al personal para realizar la operación de los mismos, sin embargo, dijo que se está en posibilidad de recibir gente, tanto en terapia intensiva como en hospitalización.

 

El gobernador Héctor Astudillo expresó su reconocimiento al presidente Andrés Manuel López Obrador por el apoyo a Guerrero, a la Secretaría de la Defensa Nacional por su disposición para ayudar a las y los guerrerrenses y también a los diputados locales por la donación de los cuatro ventiladores.

 

Indicó que una vez que termine la pandemia, este hospital regresará a la Secretaría de Salud, sin duda “el Hospital de Chilapa va a ser un buen hospital”, al mismo tiempo que agregó que este nosocomio fue reconvertido en 50 días, por lo que es un ejemplo de que cuando se quiere se puede, “ojalá no se ocupe, pero la realidad orienta que si se va a ocupar”.

COMPARTIR