Víctor Hugo Robles Mújica

 

Ayer pilotos y tropa, así como generales de las distintas regiones militares y navales, hicieron un merecido reconocimiento a los hombres del aire, quienes se han sumado a las acciones humanitarias en casos de desastre así de combate a la delincuencia.

Reunidos en el hangar de aeropuerto militar de Pie de la Cuesta, los pilotos y sus familiares convivieron con los jefes regionales como parte de esta celebración, en especial para recordar aquellos que ha dado su vida al servicio y la dedicación a la nación.

En el evento estuvieron presentes al comandante de la Base Militar número 7,  Sergio Sotelo Bustos, quien presidió el evento protocolario junto al comandante de la Novena Región Militar, Juan Manuel Rico; el comandante de la Octava Región Militar, Francisco Limas López y el comandante de la 27 Zona Militar, Eufemio Alberto Ibarra Flores.

En los discursos oficiales se destacó la valentía y gallardía de los cadetes, donde dijeron que ya se conoce la historia de esta importante fuerza del Ejército, la Fuerza Aérea; de cómo se inicia durante el gobierno del presidente Francisco I. Madero.

Cómo posteriormente, con el presidente Carranza, se promueve la Escuela de Pilotos de la Fuerza Aérea 1915.

El primer vuelo militar en el avión “Sonora”; lo relevante de la participación de los comandantes Salinas Carranza.

Cómo después se constituye esta fuerza que pasa a formar parte integral de las Fuerzas Armadas, 1944, con el presidente Ávila Camacho.

La labor destacadísima, el hecho histórico más importante de la Fuerza Aérea Mexicana: la participación en la Segunda Guerra Mundial del Escuadrón 201.

“Me complace poder informarles que hay todavía cinco militares de ese escuadrón que sobreviven y están presentes tres de ellos: El teniente de Fuerza Aérea, Heriberto Cañete López, el sargento Fernando Nava Musa y el sargento Ernesto Martínez Trujillo”.

“Por eso es muy importante este convivio, este encuentro, este reconocimiento a los integrantes de la Fuerza Aérea Mexicana. Quiero también aprovechar para informarles que, por el apoyo de la Secretaría de la Defensa y de la Fuerza Aérea, se resolvió construir aquí, en esta Base Militar de Santa Lucía, el nuevo aeropuerto civil para la Ciudad de México”.

 

Con este nuevo aeropuerto se va a resolver el problema de la saturación del aeropuerto Benito Juárez de la Ciudad de México. “Desde luego, se van a respetar tanto instalaciones militares -la pista de este aeropuerto militar de Santa Lucía- como las unidades habitacionales. No vamos a hacer nada sin dejar completamente establecida la zona habitacional de Santa Lucía”.

“Tenemos el compromiso de tener funcionando este nuevo aeropuerto a más tardar en tres años y por esta decisión que en momentos se tornó polémica, porque significa cancelar la construcción del aeropuerto del Lago de Texcoco, entre otras cosas, nos vamos a ahorrar alrededor de 100 mil millones de pesos”.

“Este nuevo aeropuerto va a estar administrado por la Secretaría de la Defensa, desde luego, con la normatividad de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Pero la renta, los beneficios del nuevo aeropuerto civil de Santa Lucía, van a ser transferidos a la Secretaría de la Defensa para fortalecer las finanzas de esta institución tan importante para el desarrollo de nuestro país”.

Es un plan de manejo integral de aeropuertos, porque se va a rehabilitar el actual aeropuerto de la Ciudad de México, se va a modernizar, donde está, por ejemplo, el hangar presidencial y es la base también del Ejército, todo ese espacio se va a convertir en una nueva terminal en el aeropuerto Benito Juárez; se van a mejorar las pistas, se va a hacer moderno, funcional, más eficaz el aeropuerto Benito Juárez.

“Estamos hablando también, porque hay una muy buena coordinación con el gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo -que nos acompaña- para eficientar el aeropuerto de Toluca que tiene poco uso; utilizan ese aeropuerto actualmente alrededor de 600 mil viajeros y tiene capacidad para ocho millones de viajeros, es también parte del sistema aeroportuario de la Ciudad de México”.

“Con el ciudadano gobernador de Hidalgo, que también nos acompaña, Omar Fayad, estamos también viendo la posibilidad de disponer en el mediano a largo plazo de un terreno en Tizayuca de alrededor de 900 hectáreas; de modo que ahora ya hasta nos van a sobrar terrenos para resolver el problema de la saturación del actual aeropuerto”.

El utilizar el aeropuerto militar de Santa Lucía como aeropuerto civil no es algo nuevo. Muchos desconocen que se emitió un decreto presidencial en 1978 para que esta base militar funcionara como aeropuerto civil, existe el decreto.

Todo esto se omitió. Se llegó a decir que era imposible que funcionaran los dos aeropuertos, el de la Ciudad de México y el de Santa Lucía, que iba a haber interferencia aérea.

Se acudió a organismos internacionales para que no se permitiera que Santa Lucía se usará como aeropuerto civil, existiendo un decreto para esto y ahora, desde luego, dictámenes en el sentido de que no existe ningún problema, no sólo desde 1978, que no había tanto avance en la tecnología como hay ahora, para que no exista ningún problema de interferencia aérea.

Yo estoy muy satisfecho con la participación, el apoyo, el respaldo de las Fuerzas Armadas.

 

Y les agradezco mucho el que estén ayudando, cooperando a resolver esta demanda de tener la posibilidad de transportar a más pasajeros por la vía aérea.

Le comentaba al general secretario Luis Cresencio que era importante considerar que la base aérea de Santa Lucía, lo que va a seguir siendo la pista aérea militar de Santa Lucía, llevará el nombre del comandante Salinas Carranza, uno de los pilotos más importantes, pionero de la Fuerza Aérea; y que el aeropuerto civil de Santa Lucía llevara el nombre del general Felipe Ángeles.

Cuando lo mandaron a combatir a los zapatistas no hizo lo que otros comandantes militares, no arrasó a los pueblos, no quemó pueblos. Buscó siempre el diálogo y la conciliación, una actitud distinta. Pasó el tiempo, y cuando la Convención de Aguascalientes que le tocó a él representar al villismo y lo mandaron a ver a los zapatistas para que participaran en la Convención, a pesar de que había ido a combatirlos lo recibieron, lo respetaron, recordando su gesto de humanismo.

Por eso es muy grande el general Felipe Ángeles, estuvo con Villa y decía Villa que era la única persona que le contradecía, al único que le permitía contradecirle, el único que lo enfrentaba, que le contradecía y que estaba vivo, le tenía Villa un gran respeto al general Ángeles.

Este año, el 26 de noviembre, se cumplen 100 años de su fusilamiento, este año de 2019. Lo fusilan el 26 de noviembre de 1919, injustamente.

En este año de su asesinato vamos a recordarlo poniéndole el nombre del nuevo aeropuerto civil de Santa Lucía, el nombre del general Felipe Ángeles.

COMPARTIR