Por Ignacio Hernández Meneses

 

En Guerrero se acabará la corrupción con la legalización de la amapola y al retornar la paz será un triunfo del pueblo, aseveró Ángel Andrés Suazo Rodríguez presidente de Ciudadanos Soberanos, AC.

Exhortó a la población a ver este problema como un tema cultural social y de salud, también las llamó a sumarse a este proceso de cambio real y profundo, que permitirá atacar desde la raíz a este ambiente de violencia.

Suazo Rodríguez finalmente expuso que hasta el momento, no se ha legalizado la amapola, y lo que hay es un dictamen para proponer la modificación a la Ley Federal de Salud y el Código Penal Federal.

El martes 14 y jueves 16 de agosto, en sesión extraordinaria, los diputados locales aprobaron el uso medicinal de la amapola en Guerrero.

De acuerdo con la iniciativa presentada por el gobierno estatal, contó con el apoyo de la mayoría de los legisladores luego de que el PRI había cabildeado el tema y ha logrado consensos entre las distintas fracciones parlamentarias.

Desde hace dos años, el titular del Poder Ejecutivo Estatal Héctor Antonio Astudillo Flores se pronunció a favor de la despenalización de la amapola como una medida para combatir los altos niveles de violencia que se viven en la entidad, así también, más recientemente Olga Sánchez Cordero, quien se perfila para encabezar la Secretaría de Gobernación en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

De acuerdo con el gobernador, es momento adecuado para cambiar la ley y permitir a los productores locales sembrar amapola para luego venderla a farmacéuticas de manera legal. “Me da mucho gusto que, finalmente, se buscará otro tratamiento al tema de la amapola… Para bajar la violencia hay que buscarle otra ruta al cultivo de la amapola, no solamente en Guerrero sino en el triángulo dorado”, señaló.

Expuso que “por ser un ingrediente tan importante para la medicina, la amapola podría orientarse a los fines médicos como se está haciendo en otros países”, agregó, para luego recordar que el año pasado ya se despenalizó el uso de mariguana para fines médicos.

A su vez, Andrés Suazo sostuvo en entrevista con Enfoque Informativo que la legalización terminaría con la inseguridad y será factor de desarrollo económico.

Explicó que los enfrentamientos entre grupos de la delincuencia organizada que tantas vidas ha cobrado en la sierra guerrerense se debe a que no se ha legalizado la siembra de enervantes.

“Si no hay legalización, por los siglos de los siglos va a seguir este problema” insistió al referirse a la alta incidencia delictiva y las muertes violentas que se registran en este estado, que es el número uno en la producción de amapola.

Sostuvo que en países donde se ha legalizado la siembra de enervantes los índices delictivos han bajado, a diferencia de los países donde las autoridades no han aceptado la legalización.

Por su parte, el diputado Ricardo Mejía Berdeja, de Movimiento Ciudadano, recordó que el PRI se opuso por al menos dos años a esta iniciativa.

“MC presentó la iniciativa para la legalización de la siembra, cultivo y cosecha de la amapola, Papaver somniferum o adormidera, que aprobó el Congreso local para enviar al Senado”, dijo Berdeja tras recordar que la  aprobación de la iniciativa se realizó a casi dos años y medio de que inició la discusión con la propuesta del gobernador Héctor Astudillo.

Explicó que luego de que el Congreso local aprobó la iniciativa para la legalización de la siembra, cultivo y cosecha de la amapola, ésta iniciará su proceso legislativo en la Cámara de Senadores, a la que se turnó como cámara de origen.

Precisó el diputado que según el numeral tercero del artículo 71 de la Constitución General de la República, las legislaturas de los estados tienen el derecho y facultad de iniciar leyes o decretos, por lo que la propuesta aprobada por la mayoría de los diputados locales no tiene que ser retomada por algún diputado federal o senador.

Dijo que espera que sea enviada a la Comisión de Salud y otra podría ser la Comisión de Justicia o de Estudios Legislativos, para que después de su análisis y discusión, los senadores presenten un dictamen al pleno.

COMPARTIR