Por: Fernando Hinterholzer Diestel

Dicen los analistas más liberales en el país, que en el contexto electoral mexicano con más pobres, menos inclusión, mayor desigualdad, menos crecimiento económico, más muertos y desaparecidos, menor poder adquisitivo, y  una corrupción tan terrible como impune, el gobierno en turno busca retener el poder a costa y precio, a través de un tecnócrata dizque de la sociedad civil y sin mancha alguna. Otro gran chisme priísta para envolver a los incautos y que voten por las siglas del partido que ha terminado con las ilusiones de todo un pueblo de más de 120 millones de habitantes, que ha enriquecido a unos pocos, y que se han enriquecido ellos mismos de manera vergonzosa y ostentosa, sino miren a los exgobernadores, a un señor Gamboa o a Beltrones dueños de grandes fortunas ilícitas, como si deberás lo hubieran devengado.

El candidato Meade es indudablemente una buena persona, con experiencia en el sector público pero hijo de uno de los artífices del Fobaproa de los años 80´s por el cual los mexicanos quedamos endeudados de por vida, Dionicio Meade por supuesto priísta, y la estrategia del candidato del PRI de no afiliarse a ningún partido, fue gracias a los consejos que recibió en los Estados Unidos donde estudió su doctorado en la prestigiosa Universidad de Yale, y que le resultaron beneficiosos para su carrera burocrática, al poder trabajar en varias administraciones del partido tricolor, por recomendación de su padre al principio, en las administraciones panistas de Fox y Calderón, y ahora con Peña Nieto, pero su estirpe priísta y nexos con la “mafia en el poder” son innegables, además de que en su desempeño en desarrollo social y en SHCP cometió varias irregularidades.

Una de ellas, fue el perdonar a César Duarte exgobernador de Chihuahua y prófugo de la justicia, ya que durante la gestión de Meade en SHCP, la PGR archivó el caso de lavado de dinero contra Duarte, dado que el organismo que depende de Hacienda dictaminó no denunciar a Duarte por instrucciones de Meade. Otra deficiencia de Meade ocurrió en desarrollo social, y fue el enorme gasto realizado en su gestión en programas sociales, que no lograron reducir en número de pobres en el país, esto significó que su desempeño fue reprobatorio en el ejercicio del gasto. Al inicio del 2017 se liberalizaron en el país los precios de las gasolinas, con lo que se puso fin al monopolio de ese mercado por parte del Estado mexicano, a través de Pemex. Sin embargo, esto dio lugar a lo que coloquialmente conocemos como gasolinazo, el cual trajo disturbios en varias ciudades el país y Meade tuvo que salir repetidamente ante los medios para explicar los beneficios a largo plazo de esa medida, pura mentira para calmar ánimos. Como secretario de Hacienda, Meade calculó el PIB promedio anual para el periodo 2018-2023 en 3.5 por ciento, pero los escenarios realistas lo ubicarían en 2-2.5 por ciento, y pudiera ser menor esa cifra si se deshace el tratado de comercio libre de América del Norte, otro error garrafal.

Pero “la gran estafa” fue lo descubierto y denunciado por la Auditoría Superior de la Federación (ASF)  ante la Procuraduría General de la República (PGR) por desvíos y fraude de casi 540 millones de pesos que la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) entregó mediante convenios a tres universidades en 2015, año en que esa dependencia estuvo encabezada por Rosario Robles y el hoy precandidato del PRI a la presidencia, José Antonio Meade. Y qué hay de estas denuncias, solo queda el “silencio de los inocentes”, porque la PGR tan rauda y veloz para acusar al candidato frentista “Canaya” no hace nada por investigar el millonario fraude que cometieron la robles y el Sr. Meade. Con esta gran cantidad de errores, inconsistencia y “cosas chuecas” por decir lo menos, el desprestigiado “Partido Revolucionario Institucional” pretende reelegirse a través de un candidato externo, según ellos, pero muy a modo de los intereses de peña nieto y su grupo. Requieren cuidarse lo realizado en estos 6 años; conservar las cuotas de poder adquiridas; y garantizar la continuidad de las reformas emprendidas, por la cantidad de intereses involucrados, en donde QEPN y su grupo son socios, amén del nuevo Aeropuerto, de la CDMX, otro gran “bisne” para el grupo “Atracomucho”.

ES CUANTO

ADENDDUM: La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) 2018, que se realiza cada 6 años no ha sido levantada por la SSA aduciendo razones presupuestales, la realidad es que el bajo desempeño y la mala calidad de servicios sanitarios ofrecidos a los mexicanos, impactará electoralmente al gobierno de @EPN y a su candidato. Aquí en Guerrero, se realizó en el mes de marzo una supervisión federal, a los municipios indígenas de Acatepec y Metlatónoc saliendo reprobados loas servicios de salud, es una vergüenza que los más pobres de los pobres no tengan ese derecho humano básico, que es la salud.

 

 

COMPARTIR