La playa de los cristales de Laxe, en A Coruña, se formó hace décadas, cuando el mar devolvió en forma de cristales de colores, las múltiples botellas de vidrio que se lanzaban al mar, como si éste fuese un inmenso vertedero.

COMPARTIR