Más de 20 bloques de hielo fueron enviados desde Groenlandia hasta Londres, donde finalmente se derritieron en las calles para crear conciencia sobre lo que acontece en el mundo por el cambio climático. Los bloques son parte de una instalación llamada “Ice Watch” que fue colocada en la capital inglesa por Olafur Eliasson y Minik Rosing.

COMPARTIR