Por Enrique Silva 

Los representantes de los tres órdenes de gobierno cuando es conveniente para ellos, constantemente nos presentan datos, cifras y estadísticas donde se da a conocer que la incidencia delictiva va a la baja, se informa que gracias a las estrategias de seguridad es como se logran resultados positivos… pero resulta que en la realidad la violencia, los delitos de todo tipo se siguen suscitando, la ciudadanía sigue siendo víctima de la acción delictiva a todas horas y si de pronto las cosas se calman es generalmente porque así lo deciden quienes delinquen, no por acciones efectivas y permanentes en las que se investigue, combata y desarticule a delincuentes de todo tipo. 

 Si las cifras que nos presentan de resultados y detenciones son reales, en esa simple lógica matemática debiera aumentar a la par la población carcelaria, las estadísticas igual debieran crecer al sacar de las calles a tanta persona que delinque, curiosamente no es así, no concuerda el número de detenidos con el aumento al número de presos en las cárceles del país, ni tampoco es tan alto el número de egresos por haber cumplido condena, fugas o decesos… entonces ¿qué está pasando? pues que el sistema penal y de justicia en el país sigue enfrentando graves deficiencias, que más tardan los cuerpos policíacos en detener a alguien que las autoridades correspondientes en soltarlos por diversas razones como deficiencias en el proceso, errores en el protocolo de detención o por mera corrupción, ¿cuántas veces no se ha visto que al que agarraron un día al tercero ya anda afuera haciendo nuevamente de las suyas?

 

 Se juega un juego perverso de hacer como que se hace y realmente se hace poco o no se hace lo suficiente, es cierto que son muchos los que van por el camino de la ilegalidad, pero al parecer los alienta la impunidad que les otorgan las autoridades y asumen una y otra vez el riesgo de obtener dinero fácil al fin y al cabo si los detienen rapidito los sueltan ¿no creé usted?

alvolantetv6@hotmail.com

COMPARTIR