Por: Antonio Casale

De acuerdo con la convocatoria de Pékerman para los juegos ante Francia y Australia, podemos ir sacando conclusiones sobre los buenos jugadores que se perderán la Copa del Mundo. Estos son algunos de los que seguro tuvieron cabezón al técnico hasta último momento, pero por diversas razones no clasificaron en la lista y difícilmente estarán en la definitiva. Algunos están edad de aspirar a otro mundial. Otros, nunca irán.

Sin duda el nombre más llamativo entre los ausentes es el de Teófilo Gutiérrez. Talentoso como pocos, pero indisciplinado mentalmente. Es cierto que más de una vez Teo salvó a la selección con sus actuaciones a pesar de su irregularidad en los clubes donde ha estado. Pero también lo es que con el paso del tiempo su fútbol en Júnior se ha venido apagando. La naturaleza ya no le da lo que la inconstancia le ha quitado.

Jeison Murillo, que hizo parte activa del proceso Pékerman sobre todo en el pos-mundial, se apagó en 2016 y parte de 2017, lo que le costó su salida del equipo de todos. Esta temporada, sin embargo, se reencontró con sus mejores sensaciones en un Valencia que parece retomar la grandeza perdida, entre otras gracias a su presencia en la retaguardia. Es extraño que Pékerman se haya decidido por el buen Bernardo Espinosa antes que por Murillo, teniendo en cuenta lo mucho que lo conoce. Normalmente los hombres de su confianza –Jeison lo era– tan solo han necesitado volver a su nivel para ser llamados de nuevo. Así sucedió con Aguilar y Muriel, por citar algunos casos.

Macnelly Torres se perdió de Brasil pasado por haberse ido a un fútbol de poca monta justo antes del torneo de Brasil. En aquella eliminatoria fue clave su presencia sobre todo en Barranquilla. Esta vez participó, aunque no activamente, y sus escasas posibilidades de jugar un mundial se esfumaron con la lista publicada el viernes.

Stefan Medina y Farid Díaz también tuvieron sus oportunidades. El primero fue sacrificado en las primeras apariciones, recibió más chances después, pero no pudo mostrar su talento en la selección. El segundo estuvo lesionado buena parte del año pasado y aunque fue titular en varios juegos de la eliminatoria, perdió el lugar. El primero es joven y puede soñar con Catar; el segundo, los seguirá viendo por televisión para siempre. Daniel Torres juega poco en España y es suficiente argumento para que, a pesar de haber sido parte activa del proceso pos-Brasil, se haya quedado sin un lugar.

Después viene un grupo de jóvenes que tienen todas las capacidades para llegar y bien pudieron merecer una convocatoria, al menos para estos partidos. El arquero Iván Arboleda, el volante John Duque y el delantero Alfredo Morelos tendrán tiempo para consolidarse en un deporte que –lo sucedido a los anteriormente citados lo demuestra– no regala nada a nadie.

COMPARTIR