Juan José Romero

Chilpancingo, 28 de junio de 2020.- La secuela de la pandemia por Coronavirus, será según las proyecciones del presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE),  Omar Elias Azar Herrera será de entre 8 y 10 mil empresas de todos los giros  cerradas definitivamente de las 70 mil que existen en el estado.

En entrevista, el líder empresarial lamentó la falta de apoyos gubernamentales para incentivar la economía que golpeo al sector productivo en el estado lo cual incentivo el cierre de muchos negocios que claman reabrir para tratar de continuar en el mercado.

“Estamos calculando alrededor de 100 mil desempleados que va haber, ya en mayo lo dijo el mismo gobernador, que había 50 mil desempleados, yo decía que 10 pero de los que están dados de alta en hacienda”.

Azar Herrera lamento que a unos días de que se anuncie la reapertura de algunos rubros considerados no esenciales, el gobierno en el estado ya no haga caso al tema de la reactivación económica, y solo se haya limitado a la reapertura.

Aunado a esto, las rentas que los comerciantes y empresarios tienen que pagar lo ha hecho quebrar por no poder seguir pagando, sumado a la falta de sensibilidad de los arrendatarios que se negaron a descontar el costo de las rentas agravo la situación de muchos comercios que decidieron aperturar sus negocios pese a la prohibición de las autoridades.

“Yo dije a las autoridades, miren durante meses hemos traído el tema de la reactivación económica, vamos a sentarnos para ver como reactivamos la economía de los guerrerenses, pero hoy el tema lo hacen a un lado para nada más el tema de reapertura, y los gobierno no están pensando en que día les vamos a dar permiso para abrir”, indico.

Esta situación a decir del líder empresarial, es “alarmante” y “dramático”, por lo que proponen incentivos fiscales como un 3 por ciento en el Impuesto Sobre la Renta (ISR), el 3 por ciento de habitaciones en los hoteles, que haya incentivos bancarios pero accesibles, es lo que aseguro se le comento al representante del gobierno estatal en una reunión.

Hoy en día al menos dijo el 80 por ciento del empresariado esta en buro de crédito por alguna u otra circunstancia y eso no  ayudo para que la mayoría de los empresarios accediera a los créditos que impulso el gobierno federal y estatal.

Recordó que durante las diversas contingencias que se han vivido en el estado, siempre ha habido apoyos directos a fondo perdido, cuyos montos iban de 10, 15 y hasta 25 mil pesos a fondo perdido, y hoy en día no lo hubo, lamentó.

“A partir de julio la palabra será créditos, y no se ha hablado de nada, las empresas que quieran seguir adelante ya con este duro golpe, de os hoteleros, de los centros de convivencia, de los gimnasios, van a tener  que recurrir al tema principal que son los créditos, vemos con tristeza que no hubo apoyos del gobierno del estado”, sostuvo.

Dijo que existe el temor entre los empresarios por una segunda oleada de esta pandemia, como se ha manejado en otros países y esa responsabilidad recaerá en los gobiernos que no otorgaron los incentivos para que las empresas puedan continuar.

Ante la necesidad, añadió las empresas y negocios no han hecho casos a las restricciones de las autoridades y han reabierto sus negocios, “es decir ya caso no se les hace caso porque lo rebasaron a la autoridad la gran necesidad”, de los comerciantes ante la falta de apoyos gubernamentales.

Elias Azar menciono que el empresariado esta consiente de la problemática que representa la pandemia y es que por decreto no se cambiara de color de rojo a naranja refiriéndose a la situación de la problemática del Coronavirus en el estado, “no va a ser así, nos preocupa al sector productivo, a los empresarios”, señalo.

“Hay una imperiosa necesidad de los empresarios de la clase productiva del estado de abrir, hay una gran necesidad, están quebrando de manera masiva los negocios vamos a tener a finales de julio la realidad de cuantos negocios ya no van a poder abrir”, apunto.

Recordó que en mayo se registraron 10 mil empleos perdidos, pero de forma oficial, y a eso se suman al menos 5 o 6 informales que perdieron sus empleos, lo que podría alcanzar en el estado una cifra de hasta 100 mil personas desempleadas en la entidad, “es una realidad”. Recalcó.

COMPARTIR