Guillermo Hernández Acosta

Tecpan a 11 de septiembre del 2020.- Su primer contacto con el deporte del billar fue cuando su papá lo llevo a que le ayudará a cuidar su negocio de billar, tímidamente como cualquier menor de edad llego a un sitio donde sólo permitía la entrada a los adultos, sin embargo en el acomodo de los tacos y las bolas para jugar billar fue cuando le despertó la curiosidad por practicarlo.

 

José Gutiérrez Rebolledo, empezó a escribir su propia historia en este deporte, a diario practicaba después de cumplir con su obligación como estudiante, comía en su casa y después al negocio de su papá, a los conocidos y tradicionales billares “Gutiérrez”.

 

A partir de ahí fueron llegando los torneos no oficiales organizados entre los parroquianos, después llegaron las competencias regionales, las estatales y el campeonato nacional que lo gano en el año 2000 y que lo llevó a un torneo Panamericano celebrado en el puerto de Acapulco en las instalaciones del Jai-Alai en el año 2001.

 

“Chito” como es conocido en la cabecera municipal de Tecpan, ha tenido el gusto de enfrentarse a billaristas de diferentes partes del mundo, coreanos, estadounidenses, sudamericanos y mexicanos, sin embargo hizo una pausa para dedicarse a lo que es su profesión, maestro del nivel primaria que desempeña en la Ciudad de México y que por la pandemia lleva a cabo a través de clases virtuales.

 

Reconoció que en torno a este deporte existen algunos tabúes debido a que al practicarse en un lugar donde se vende bebidas alcohólicas y cigarros, muchas personas lo etiquetan como un deporte para gente mayor y prohibido para menores de edad.

 

Aunque ya no lo práctica al cien por ciento, en la Ciudad de México compite cuando el tiempo se lo permite, sigue ganando torneos locales, pero lo más importante sueña con algún día enseñar lo que sabe, lo que aprendió con billaristas de Tecpan a quienes recuerda con mucho cariño porque algunos ya fallecieron.

COMPARTIR