El máximo tribunal del país africano declaró inconstitucionales los artículos 164 y 165 del Código Penal que criminalizaban las relaciones entre personas del mismo sexo.

COMPARTIR