Enrique Castillo González

Era el 3 de julio del año anterior a este, Ciro Gómez Leyva entrevistaba a un feliz y triunfador Alfonso Durazo, -bueno pues, felicidades- dijo Ciro- a lo que el hacedor de las tesis de Seguridad Pública del Gobierno que venía respondió sonriente -gracias-. No habían pasado ni 24 horas de declarado el triunfo de AMLO y este poderoso cuasi funcionario ya jalaba la reata que hacía sonar las campanas.   

 

De esa entrevista nos quedamos con pocos datos, (más que nada fueron fintas y picones del periodista y del otro lado, respuestas justas y micro gestos de incomodidad).

-¿Y cuanta gente es la que va a tener la Guardia Nacional?- preguntó el de las preguntas.

-Serán poco más de 400 mil elementos- respondió casi inmediatamente el doctor Durazo-; -¿y cómo le vas a hacer, tú no eres policía?-

 

-Bueno Ciro tú sabes que el Ejército… Las Fuerzas Armadas…siempre se han distinguido por su institucionalidad y seguramente que todo se irá haciendo.. este…. -Ciro “chuchó” en su dicho -pero ¿qué experiencia tienes tú en esto?-;  como sea la entrevista continuó y Alfonso logró salir avante pues Ciro dejó la vara de la insistencia cuando Durazo respondió -tengo además de amplios estudios en temas de Gobernabilidad experiencia en la función pública-. Fin de la entrevista.

 

Hoy, último día del mes de febrero del año uno del gobierno de Andrés Manuel, el Poder Legislativo la ha dado luz verde al proyecto de la Guardia Nacional trazado por el Gobierno Federal, ¡ya tienen su Guardia Nacional! dice el líder de la bancada del PRI desde la tribuna de la Cámara de Diputados, ahora a ver qué hacen con ella -grita casi sarcástico el ex alcalde de Acapulco y también ex gobernador de Guerrero-, René Juarez sabía que la tribuna era de él y por ello desarrollaba con éxito su actuación en el rol de opositor; como sea, ahora el asunto dejará los tablados de la política para pasar entonces a los terrenos de planeación y operación, luego, la pregunta que toca responder es: ¿Quién será el comandante de la Guardia Nacional?… sin más retahíla de palabras respondo.

El funcionario ideal para hacerse cargo de la generación, selección, capacitación adiestramiento y primera fase de operación de esta Guardia Nacional es el General de División Diplomado de Estado Mayor Audomaro Martínez Zapata.

 

Soldado profesional (Infante-caballería-arma blindada-cursante de la escuela de guerra donde llegó a ser docente e instructor de Geo/política), comandante de unidades operativas y zonas militares y director dentro de la Sedena. Como leerán  solo referí la expertis militar, ahora va la “cara política”.

 

1999.- Justo cuando Andrés Manuel estaba inmerso en su primera campaña en busca de la Presidencia de la República y mientras era entrevistado por Joaquín López Dóriga el candidato respondió una pregunta -bueno Andrés Manuel, ¿porque no acepta usted que el Estado Mayor Presidencial lo cuide? se lo han ofrecido ya-. -Pues mira Joaquín- respondió de bote pronto él tabasqueño -le agradezco al Presidente que me ofrezca ver por eso pero.. no, gracias, pero si en realidad me quieren dar ese apoyo yo preferiría que fuera un General del Ejército (Sedena) y que fuera el General Audomaro Martínez Zapata- y agregó -mi paisano.

Por esos meses el mencionado General (y paisano del candidato) cumplía una comisión al frente de una importante dirección dentro de las instalaciones de la Sedena (Lomas de Sotelo) y seguramente que horas después de la “petición” fue llamado por el secretario de la Defensa para darle seguimiento a lo solicitado por el candidato presidencial; Audamaro solicitó licencia para separarse de su comisión (y del servicio activo) y se sumó a la (1era.) campaña de López Obrador, se podría decir que fue ahí cuando el General con licencia comenzó su carrera política.

Así pues presentamos el perfil del que bien podrá ser el primer comandante de la Guardia Nacional, estamos ciertos que, requisitos y perfil ahí están; soldado profesional con experiencia en mando de tropas, académico y sobre todo, practicante, durante los 19 años que lleva la ruta de AMLO, de los principios fundamentales de lo que ahora conocemos como -4ta transformación-.

Dicho lo cual, y ya para terminar este apunte; hoy México está revolcándose en asuntos netamente políticos, pareciere que los temas de ley y política compiten por ser número uno, cuando el mundo sabe que -sobre la ley y contra ella.. nada- es por eso que, acá, en la mesa de nuestro tanque de ideas, hicimos la prospectiva en el sentido de que -quien habrá de ser el acedar de las tácticas (que no estrategias) de esa naciente Fuerza Armada conocida ya como Guardia Nacional, tendrá que tener alineación con los intereses políticos del rector transformador-.

 

Sin duda que es el tiempo de Alfonso Durazo, político profesional que ha sido actor en los procesos políticos de los últimos 25 años, institucional desde todos los flancos y de un discurso casi alegre, aunque, y como lo gesticulaba Ciro Gómez Leyva, tener el mando directo de una fuerza de tarea de ese tamaño, con esos recursos Y ARMADOS no es solo con saliva como se dirige; hará falta conocer lo que Federico II dice del -espír d corp- o -del Coup D’ oeil- que describía Von Clausewitz.

 

Ultimo patrullaje .- ahora; hoy el General Audomaro Martínez Zapata está al frente del principal órgano de inteligencia del Estado mexicano (CNI), en los casi 90 días al frente de esa seguramente los “productos inteligentes” que se entregan al Presidente son pulcros y útiles… esto mantiene al “paisano” justo en el lugar preciso.

 

Balazo al aire.- de cuando se trata de cuidar un pueblo, no a las palabras de ese pueblo.

 

Greguería.- el primer guardia era un teutón que cuidaba el tronco sagrado de Sajonia… ¿tanta violencia para proteger una superstición?

 

OXIMORON.- vigilante de buen sueño.

 

Haiku.- te extraño noche,

            llegas poco a poco,

             vestida de tarde.

comanche2000@gmail.com

 

   

COMPARTIR