Juan José Romero

Chilpancingo, 22 de septiembre de 2020.- Piedras. Petardos, bombas molotov, y un camión repartidor de leche  fueron los instrumentos con los que estudiantes de la normal,  Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa utilizaron para entrar a la sede del Congreso del Estado y causar destrozos en su interior.

En el segundo día de protestas en el marco del sexto aniversario de la desaparición de los 43 de Ayotzinapa, quemaron un camión repartidor de leche que quedo en la puerta principal de la sede legislativa, algunos colchones que les otorga el gobierno para pernoctar en la escuela fueron también quemados, en el estacionamiento.

Minutos, antes algunos jóvenes brincaron las vallas que hay alrededor del edificio del Congreso, e hicieron pintas en paredes, cristales y destruyeron algunas de las cámaras de seguridad que se encuentran en el edificio.

Al grito de !!!Ayotzi vive, la lucha sigue¡¡¡, los normalistas tuvieron todo el tiempo para realizar “su actividad” en el interior del congreso pues las autoridades tanto del gobierno estatal, federal y del congreso determinaron no confrontar a los estudiantes enviando elementos de la Guardia Nacional y de la Policía Estatal y no fuera tomado como una “provocación”,

Durante el mitin realizado previo a los desmanes, uno de los padres de los normalistas reprocho que a seis años no saben nada de sus hijos, desaparecidos el 26 de septiembre de 2014 en Iguala.

“Queremos que el presidente del Tribunal de Justicia como titular del Poder Judicial, venga aquí al congreso a explicar ante el pueblo, ante el pleno, ante los medios de comunicación que explique qué paso con esos videos que diga dónde estás esos videos, y que explique si ya inicio algún procedimiento contra estos funcionarios”, expuso.

Y es que la semana pasada acudieron a la sede legislativa a entregar una petición a la comisión especial para el caso Ayotzinapa para que pida la comparecencia de Alberto López Celis, titular del Tribunal de Justicia del estado a quien reclaman los video de las cámaras de seguridad del Palacio de Justicia de Iguala cuyo edificio el lunes fue vandalizado.

En el congreso además de los destrozos, se llevaron computadoras, dinero de los cajeros automáticos, ventiladores, impresoras entre otras cosas con las que cargaron una vez que terminaron su “actividad” de lucha.

Posterior a los desmanes  causados por los normalistas, llegaron elementos del cuerpo de bomberos que apoyaron al personal de seguridad que con extintores, y el sistema para sofocar incendios del congreso comenzaron a sofocar el incendio del camión repartidor, que quedo con el motor encendido, ante una inminente explosión.

Así mismo llegaron elementos de la Policía del Estado al mando del Secretario de Seguridad David Portillo Menchaca quienes acordonaron la zona y con ello evitar el paso de reporteros y personas ajenas al congreso.

En una breve entrevista el funcionario estatal señalo que no se registraron personas heridas o fallecidas, solo daños materiales, y señalo que la presencia de loso uniformados es para el resguardo de los daños para que en su momento la Fiscalía de Justicia del Estado realice las pesquisas correspondientes

“Estamos atentos, lo que nosotros tenemos que privilegiar es que no existan lesiones ni daños a las personas”, puntualizo Portillo Menchaca.

Más tarde llego a la sede del congreso, el coordinador de la fracción parlamentaria del PRI, Héctor Apreza Patrón quien de entrada rechazo lo ocurrido en el edificio donde labora como diputado local.

“Estas acciones no pueden ser aprobadas por nadie, no pueden ser avaladas por nadie, los daños ocasionados no son a las diputados a los diputados son al patrimonio de los guerrerenses, lamentable lo acontecido”, expreso el legislador en la entrada del estacionamiento del palacio Legislativo.

Cuestionado sobre el reclamo hacía la comisión especial del caso Ayotzinapa, Apreza dijo que el caso de los normalistas fue atraído por la federación, y en ese sentido pidió ver los alcances que tiene la comisión especial para el caso Ayotzinapa creada en el congreso del estado, “es una comisión de coadyuvancia”, señalo.

Insistió que pese a la apertura al dialogo por parte de los diputados, “nada justifica este tipo de acciones”, insistió el priista.

Menciono que por procedimiento la presidencia de la mesa directiva en coordinación con la Junta de Coordinación Política tiene la obligación de cuidar la sede, y con seguridad se harán las denuncias correspondientes.

“Quiero señalar que la Junta de Coordinación Política, nos convocamos el pleno de la JUCOPO, para hacer un recorrido una revisión y juntos poder tomar una determinación y emitir el pronunciamiento que sea conveniente”, expreso el priista.

COMPARTIR