Juan José Romero

Chilpancingo, 24 de mayo de 2020.- El obispo de la Diócesis, Chilpancingo- Chilapa, Salvador Rangel Mendoza aseguró que el trabajo que ha venido realizando de pacificación ha sido reconocido por algunos sectores de la población.

El clericó católico señalo que esto es gracias a que no tiene compromisos con ningún nivel de gobierno ni grupos delincuencial, “creo que ha sido aceptado por lo menos yo estoy tranquilo con mi conciencia, y si estuviera yo sentado en una oficina o no hiciera estos diálogos yo me sentiría mal”, expuso.

Sin embargo cuestionó el trabajo “del gobierno” en casos como el grupo armado que opera en el corredor del llamado Filo Mayor, y actualmente se encuentran asentado en la comunidad de Filo de Caballo donde desplazaron a más de mil 600 personas de esa zona, porque hasta ahora ese grupo continua ahí.

“Yo siempre he dicho que es un derecho humano el tener una casa y el libre tránsito por eso con estas personas me han acusado, me han amenazado que me van a tomar prisionero y me van a reeducar”, expreso.

Adelanto que continuara con su labor de pacificación en todo el estado a fin de tratar de conservar la paz en la entidad aun en medio de la pandemia por Coronavirus. 

COMPARTIR