Por Enrique Silva M.

Y es que el asunto de la basura así lo es y no solo por el tema de los desechos, si no por lo que representa como negocio, a últimas fechas se han presentado crisis para su recolección y en varias ocasiones se han presentado puntos negros en distintos sitios de la ciudad, al grado casi de ocasionar emergencias sanitarias.

Los problemas con la basura comenzaron a acrecentarse desde que el servicio comenzó a concesionarse a particulares, de ésto ya tiene muchos años, pero es a partir de entonces que el manejo de la basura lejos de eficientarse ha sido lo contrario y lo que es peor es que nos cuesta mucho y el servicio cada vez es peor, cuentas millonarias por pagar significan al Ayuntamiento los contratos que se tienen y han tenido con distintas empresas, significando por supuesto para ellos y para quienes les dan la concesión gran negocio pero mal servicio para los ciudadanos y esto es algo que debe parar, los nuevos gobiernos debieran apostarle a asumir el control de la basura como en antaño, con unidades propias, invertir en ello, trabajar en la cultura de la separación de los desechos, ser eficientes y estrictos en los horarios de recolección, eliminar contenedores que generan contaminación, sancionar a quien sea sorprendido tirando basura y sobre todo aplicar estrategias de reciclaje que permitan utilizar la mayor parte de la basura y que una mínima vaya a dar a los rellenos sanitarios.

El manejo de la basura es y siempre ha sido negocio, pero incluso se puede y se debe eficientar y dignificar para quienes de ello han vivido, pensar no solo en la pepena de plásticos y cartón si no también en el aprovechamiento de casi la totalidad de la basura, dejar de pensar en solo el negocio y más en el medio ambiente, los nuevos gobiernos tienen la palabra, ojalá y no vengan a hacer lo de siempre y piensen no solo en su tiempo de gobierno si no en la necesidad de cambios de fondo pensando en el mañana.

COMPARTIR