Guillermo Hernández Acosta

Tecpan a 24 de mayo del 2018.- Injertar árboles frutales es una empresa que en Tecpan ha ido a la alza y lo que empezó como un mero experimento es ahora la base del sustento familiar del campesino Eustacio Gutiérrez Radilla quien junto a su hijo prepara la tierra, siembra las semillas de mango y espera un tiempo para colocar en bolsas los árboles que serán injertados.

El campesino, como todos empezó como aprendiz observando el proceso de hacer un pequeño corte a la frágil rama de un árbol de mango en crecimiento y posteriormente introducir la otra variedad y esperar a que este acepte un cuerpo extraño.

Los viveros donde se realiza esta actividad están experimentando con los injertos de árboles de cítricos una actividad donde en lugares como Morelos o Puebla es mas común y en Tecpan es apenas el inicio.

Los cítricos, dijo el campesino es más complicado de hacer, muchos árboles se mueren durante el desarrollo y de 10 árboles injertados solamente llegan a lograrse la mitad.

COMPARTIR