Diversos medios reportaran que el fotógrafo Elliott McGucken descubrió un lago en el lugar más caliente y seco de Norte América. Después de una fuerte tormenta, el suelo desértico del Valle de la Muerte, al sur de California, no absorbió la lluvia en su totalidad, formando un cuerpo de agua efímero.

COMPARTIR