Roberto Santos

Resulta extraordinario y difícil de creer tanto valemadrismo en quienes todavía organizaron sus fiestas de quince años y una boda en Acapulco en los momentos más críticos de la pandemia de Covid-19.

Es increíble que a estas alturas haya un porcentaje de la población que ignora las medias de cuidado para no contagiarse y hacen justamente lo contrario a lo que piden las autoridades. 

Tiene razón la presidenta municipal en sentir esa frustración ante el comportamiento de la población porteña, pero es igual en Chilpancingo, Iguala, Tlapa y Taxco.

Las consecuencias de que la gente no dejen de salir a las calles, realizar festejos, reunirse para echar trago o peleas de gallos, impedirá bajar la curva de contagios y esta situación se alargará indefinidamente en el puerto, y en otros municipios, donde los contagios van a la alza.

No obstante, en Acapulco, la presidenta municipal está por implementar algunas medidas para reactivar la economía, mientras se define la fecha de apertura de playas y servicios turísticos.

Tres son las acciones emergentes que impulsará la administración municipal de Acapulco, con el fin de beneficiar económicamente a ciertos sectores de la población, como a los campesinos, a quienes les otorgarán fertilizante y semilla para que tengan insumos para poder iniciar el ciclo de producción de alimentos.

Adela Román destinará diez millones de pesos del presupuesto para apoyar a los productores de granos en el municipio. 

Estos días iniciará también un fuerte programa de bacheo de la carpeta asfáltica ante la llegada de las lluvias, con lo que se pretende ofrecer de manera temporal, empleo a este sector de la construcción que se ha quedado sin ingresos económicos durante la pandemia. 

Los pescadores son otro grupo que recibirá apoyos por parte del municipio, porque fueron de los más afectados al cerrarse los lugares de venta de comida. 

Este sector, vulnerable, recibirá apoyos económicos. 

La alcadesa Adela Román contempla beneficiar a un aproximado de 5 mil personas pertenecientes a cooperativas pesqueras. 

Finalmente, los contagios que ya se tienen en Acapulco, le dio la razón a la presidenta municipal, quien junto con el gobierno del estado, implementaron medidas urgentes para tratar de reducir la movilidad de la población, y se encontraron con oposición de ciertos grupos políticos. 

Y el mejor ejemplo fue el de Félix Salgado Macedonio, quien fue a grabar un video a la playa para contrarrestar la campaña de la sana distancia y quédate en casa que desde el ayuntamiento ya se implementaba. 

Sin ningún rubor ni vergüenza, el exsenador fue a pedir a los acapulqueños que siguieran realizando sus actividades cotidianas y a los turistas les pidió que visitaran el puerto, con la intención de hacer quedar mal políticamente a la presidenta municipal. 

Hoy, que los contagios crecen y los muertos incrementan, aquel no ha ofrecido disculpas a la población, a quienes convenció de seguir en la calle y no hacer caso a las indicaciones de Salud federal, estatal y municipal.

Vergüenza deberían mostrar aquellos que han obstaculizado las acciones de Adela Román, afectando con ellos a la misma población, todo porque quieren figuran en la lista de aspirantes a ciertos cargos electorales y dejar fuera de esa posibilidad a la presidenta municipal del puerto. 

COMPARTIR