Vendedores ambulantes se han vuelto los dueños de las banquetas.

COMPARTIR