Por Juan José Romero y Frida Alvarado

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que la mayoría de los gobernadores ha aceptado incorporarse al proyecto del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), y que van “a trabajar en este plan conjunto para mejorar la salud”, pero reiteró que “no podemos obligar a nadie”.

Tengo la información de que no son seis (gobernadores) y que la mayoría ya ha aceptado y la atención médica en sus estados para población se garantice de manera gratuita y estoy seguro que al final si no todos, porque no podemos obligar a nadie, la gran mayoría va a trabajar en este plan conjunto para mejorar la salud y que la atención médica y los medicamentosos sean gratuitos”, dijo en conferencia de prensa matutina. 

El 10 de enero, López Obrador dijo que no es obligatorio que los estados firmen el convenio con el gobierno federal para que los gobernadores se adhieran al (Insabi), y esto no implicará que dejen de recibir los recursos que les corresponden. 

El gobernador de Chihuahua, Javier Corral, destacó que en su caso sí se incorporará al nuevo sistema, pero tiene dudas que su secretario de Salud aclarará hoy mismo con el titular del Insabi, Juan Ferrer.

INCERTIDUMBRE VIVEN LOS TRABAJADORES DEL EXTINTO SEGURO POPULAR 

Una total incertidumbre viven los trabajadores del extinto Seguro Popular, debido a que existe la intención por parte del Sindicato de Salud de reinstalarlos en la Secretaría de Salud, algo que con lo que no están muy de acuerdo.

Aleyda Alarcón, trabajadora de contrato del Seguro Popular explicó que su jefe inmediato Juan Manuel  Jiménez no está dando “la cara”, para que les expliquen que va a pasar con el personal de contrato como es su caso.

“El personal humano estamos en la incertidumbre porque el día miércoles nos mandaron llamar por parte del Sindicato (de Salud) el sindicato no tiene nada que ver con nosotros porque nosotros somos personas de contrato”, indicó.

La intención del sindicato que dirige Beatriz Vélez, les pidieron asistir  a una reunión en conocido hotel en Chilpancingo para brindarles información, pero señaló que la intención es que firmen un contrato con la Secretaría de Salud.

Esto ha ocasionado molestia porque aseguran que la instrucción que dio el ejecutivo federal, es que el personal del extinto Seguro Popular, pasen a formar parte del llamado Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI), pero hasta ahora no saben nada de ese proceso.

“Ahorita nos quiere absorber la Secretaría de Salud, obviamente al pasar a ser parte de ellos, simplemente se van a lavar las manos después de tres meses porque tenemos tres meses de aquí hasta el mes de marzo”, señaló.

 De acuerdo con la información que tienen,  Aleyda Alarcón dijo que existen recursos para cubrir sus salarios de aquí hasta marzo, pero no están de acuerdo en formar parte de la dependencia estatal.

La poca información que les ha llegado, es que se les restablezca en la Secretaría de Salud estatal, y de ser así dijo, no podrán pasar a ser parte del INSABI cuando este programa llegue a Guerrero.

“Hay muchas preguntas y muy pocas respuestas, no hemos obtenido respuestas por parte de nuestras autoridades, del doctor Juan Manuel que era el director del Seguro Popular”, apuntó.

Reveló que durante este proceso ha habido intimidación por parte de la líder sindical,  Beatriz Vélez a algunos de sus compañeros del extinto programa, hablándoles por teléfono.

La molestia insistió es porque no saben ni con quien dirigirse ni quien los apoya, luego de ser rechazados por el Sindicato de Salud que dirige Vélez Núñez, “no vemos claro”, sostuvo.

LA MAYORÍA DE GOBERNADORES HA ACEPTADO FIRMAR CON INSABI, DICE AMLO

El inicio de operaciones del Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI) ha generado  confusión y caos en todos los hospitales de la Secretaría de Salud por su falta de lineamientos y reglas de operación.

“Las medicinas la estamos comprando nosotros, se nos hace difícil porque somos de bajos recursos”;  “No me han programado mi cita, por el cambio del sistema nuevo”, reprobaron pacientes y familiares por el cobro por servicios que antes eran gratuitos.

El pasado 14 de noviembre de 2019, la cámara de diputados y  el Pleno del Senado aprobó en lo general y lo particular la creación del Instituto de Salud para el Bienestar y entró en funciones a partir del 1 de enero de este año, por lo que el INSABI sustituyó al Seguro Popular.

El portal oficial gubernamental explica que la función del INSABI es atender a todas las personas que no disponen de seguridad social para brindar de forma gratuita los servicios públicos de salud, medicamentos y demás insumos asociados, al momento de requerir la atención y que las personas que acudan al instituto recibirán todos los medicamentos gratuitos, así como análisis, estudios y diagnósticos clínicos, intervenciones quirúrgicas y hospitalización sin costo alguno si el padecimiento lo amerita, además que no se suspenderán partos u operaciones programadas, ni el suministro habitual de medicamentos gratuitos para quienes lo requieran. Así también, pacientes con VIH o cáncer recibirán su tratamiento.

La premisa del INSABI es que toda la población tenga acceso a la salud pública gratuita sin necesariamente estar afiliada al IMSS o pagar una cuota obrera, sin embargo el poder legislativo discute su implementación a nivel nacional, mientras tanto miles de pacientes están en el limbo al no existir una reglamentación

Salud estatal, aclaró que no se contempló la atención de tercer nivel

El secretario de Salud estatal, Carlos de la Peña Pintos reconoció que el Instituto Nacional de Salud y Bienestar no contempla atender a pacientes de tercer nivel y los familiares deben comprar sus medicamentos. Sin embargo el gobierno estatal busca los mecanismos para la atención médica.

Desde el primero de enero de este año inició el funcionamiento del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) que reemplaza al Seguro Popular, pero ¿qué cubre y a quiénes?

De acuerdo con la Secretaría de Salud, el nuevo instituto descentralizado brinda servicios gratuitos y de calidad a todas las personas que estén en el país y que no cuenten con seguridad social, es decir, que no sean derechohabientes del IMSS, ISSSTE, Pemex, Sedena o Marina.

Sin embargo, ayer, luego de una serie de reclamos de usuarios de los servicios de salud que acusan que a partir del 1 de enero aumentaron las cuotas, la dependencia precisó que sólo atiende gratuitamente a pacientes de hospitales de primer y segundo nivel.

Es decir, en centros de salud, Centros de Salud con Servicios Ampliados (CESSA), unidades médicas de IMSS Bienestar, Unidades de Especialidades Médicas (Unemes) y en hospitales generales, rurales y comunitarios.

Agregó que el tercer nivel (Institutos Nacionales de Salud y hospitales federales), que atiende padecimientos de alta complejidad diagnóstica y de tratamiento, por ley, tiene que cobrar cuotas de recuperación, las cuales rechazó que hayan incrementado.

El artículo 77 bis 7 de la Ley General de Salud establece que para recibir la prestación gratuita de servicios de salud, medicamentos e insumos sólo se deben reunir tres requisitos.

El primero es encontrarse en territorio nacional. El segundo, no ser derechohabiente en IMSS o ISSSTE; y el tercero, presentar la CURP, que se encuentra en la credencial del INE o, en su caso, llevar acta o certificado de nacimiento.

COMPARTIR