Juan José Romero y agencias

El presidente Andrés Manuel López Obrador visitó a Iguala, acompañado del gobernador Héctor Astudillo, para iniciar el programa de Becas Bienestar para las Familias como homenaje a los 43 jóvenes estudiantes normalistas de Ayotzonapa, desaparecidos el 26 de septiembre de 2014.

El presidente ofreció protección a quienes ayuden a resolver el caso, pues se ha convertido en una prioridad para su gobierno esclarecer este caso de desaparición forzada.

“Vamos a dar todas las garantías a quienes ayuden a que entre todos conozcamos la verdad… Se abre de nuevo la investigación para que todo aquel que quiera ayudar a que se conozca la verdad va a tener protección y va a ser considerado como lo permiten las leyes porque nos importa mucho saber la verdad y el paradero de los jóvenes de Ayotzinapa”.

El mandatario detalló que desde hace tiempo hay personas encarceladas de manera injusta.

Señaló que anhela que Iguala ya no siga vinculada con “estos hechos horrendos. Queremos que se limpie e iniciamos, conociendo la verdad, una nueva etapa para Iguala, para Guerrero y para México”.

En cuanto al programa de Becas Benito Juárez, 6.7 millones de estudiantes del área básica recibirán 800 pesos mensuales, la misma cantidad para 4.1 millones de jóvenes en educación media superior. Para alumnos del nivel superior, se darán 2.400 pesos mensuales a 300 mil de ellos.

Abundó que la dependencia debe ser más transparente con el fin de dar respuestas muy claras.

“Si nosotros no damos una respuesta a Ayotzinapa, a todos esos asuntos, la justicia en este país no va a tener credibilidad”, dijo en reunión con las bancadas en el Senado de Morena (Movimiento Regeneración Nacional), Partido Encuentro Social y Partido del Trabajo.

Comentó que encontró expedientes complicados que “seguramente no los entiende ni quien los organizó. Entonces hay casos que, con toda claridad, vamos a reiniciarlos completos, dando vista a todo lo que tenga que reconocer de estos asuntos, cuidando lo que tenemos que cuidar, la secrecía, pero hasta el límite que ésta no se vuelva complicidad o encubrimiento”.

 

Comisión de la verdad

 

El presidente se comprometió, desde que inició su sexenio, con los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa para esclarecer el caso, por lo que su gobierno creó la Comisión de la Verdad.

La comisión está integrada por los familiares de los estudiantes desaparecidos o a quien ellos designen como representantes, sus abogados personales, expertos profesionales y técnicos que se requieran y que sean contratados con los recursos que provea la comisión y representantes de las Secretarías de Gobernación, Hacienda y Relaciones Exteriores.

El mandatario se reunió con las familias de los estudiantes días después de que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), un organismo autónomo del gobierno federal, emitió la recomendación 15VG/2018 por el caso Ayotzinapa, en la que halló evidencia suficiente para presumir que entre 23 y 28 de los estudiantes secuestrados por policías municipales en Iguala sí pudieron ser incinerados por el grupo criminal Guerreros Unidos, como en su momento defendió la Procuraduría General de la República (PGR).

“La verdad también ha sido una de las víctimas en el caso Iguala”, dijo en noviembre de 2018 el titular de la CNDH, al acusar a las autoridades de dar información sesgada, parcial o nula, con lo cual desorientó, confundió y generó incertidumbre en la opinión pública.

“México es un país en el que, con frecuencia, la verdad se niega o esconde”, denunció Luis Raúl González Pérez, quien aseguró que “este caso es el más ominoso y complejo en la historia de la CNDH”.

COMPARTIR