En sus informes destacan factores como el geopolítico, que obliga al país a estar preparado ante terrorismo, piratería y crimen organizado.
Pese a que Andrés Manuel López Obrador, dijo que reconvertirá a las fuerzas armadas para que se enfoquen en tareas de seguridad pública, en la actual administración el Ejército y la Armada han consolidado convenios y programas para enfrentar riesgos trasnacionales, como terrorismo, no proliferación de armas de destrucción masiva, piratería en el mar y crimen organizado.
Si bien el Presidente electo aseguró que esta transformación se debe a que México no tiene “amenaza de ninguna potencia extranjera”, las secretarías de Marina y Defensa Nacional mantienen además ejercicios académicos de gabinete ante una hipotética guerra convencional y otra “asimétrica” mediante unidades de operaciones especiales.
En julio militares de México y Estados Unidos realizaron el ejercicio Amalgam Eagle 2018 de adiestramiento conjunto de intercepción de aeronaves que de manera ilícita pudieran invadir el espacio aéreo de ambas naciones.
COMPARTIR