Por Víctor Robles Mújica

 

En el último reporte de las autoridades en materia de seguridad, revelan que de enero a la fecha se han registrado 15 homicidios dolosos en contra de mujeres, que pudieran ser feminicidios, dos últimos registrados en Coyuca de Benítez y otro más en Iguala, aseveró María Luisa Garfias representante de Mujeres Guerrerenses.

En Guerrero, se tiene el sub registro de 15 casos de feminicidio los cuales, quieren ser ocultados y minimizados por los tres niveles de gobierno ante la vergüenza e impunidad que impera en el tema de la violencia contra la mujer, denunció Enrique Solano López, presidente de la asociación Hombres Solidarios por la Igualdad.

Manifestó que a la fecha ni la federación, ni el estado ni el municipio han emprendido acciones concretas para combatir la violencia contra la mujer y que den respuestas al clamor de justicia de decenas de familias que han sufrido una pérdida.

“Tenemos que en lo que va de 2020 un sub registro de 15 feminicidios pero, de estos nada más tres han sido tipificados por la Fiscalía General del Estado como un caso de Cocula, Costa Chica, Zona Norte y de manera oficial hay unos números pero desde la sociedad civil, nosotros llevamos un seguimiento porque estos casos quieren ser ocultados”, comentó.

A la vez, lamentó las declaraciones del presidente de México Andrés Manuel López Obrador de que el tema de feminicidios es utilizado para distorsionar y difamar, toda vez que los asesinatos de mujeres con lujo de violencia es un tema de todos los días y que se agrava más por el nivel de impunidad  y falta de resultados de las autoridades investigadoras.

“Es una falta de responsabilidad institucional esa declaración desde la presidencia, lo cual denota una ausencia de perspectiva de género y sensibilidad, recordemos que Mireles que es delegado del ISSSTE en Michoacán también tenía una actitud misógina y entonces estamos ante un caso de Ginopía, que es la incapacidad de un gobierno y un estado para visualizar los problemas femeninos con una sensibilidad humana y con un sentido de derechos humanos”, remarcó.

Expresó que dichas declaraciones solo minimizan una realidad que es lacerante y que ha dejado en desgracia a muchas familias del país.

Puntualizó que a nivel internacional, la ONU Mujeres ha informado que México tiene la penosa estadística de 10 mujeres muertas al día en razón de feminicidio, estadísticas que lejos de disminuir, sigue en aumento.

“Si multiplicamos 10 por 365, estamos hablando tres mil 650 mujeres muertas al año y además, Guerrero está en los primeros cinco lugares a nivel nacional, pero la información se sigue ocultando y sesgando mientras que las carpetas de investigación se siguen registrando como un homicidio normal”, concluyó.

Durante 2018, en la mitad del territorio mexicano crecieron las muertes violentas de mujeres. Los estados con una fuerte presencia de crimen organizado registraron un alarmante incremento de asesinato de mujeres, destaca María Salguero, geofísica y creadora del Mapa de los Feminicidios en México.

Los altos niveles de violencia del país y la presencia de células criminales ha exacerbado la violencia feminicida, coinciden activistas y especialistas. 

El aumento de los homicidios de mujeres, donde hay integrantes de la delincuencia organizada, no necesariamente implica que ellas estén vinculadas y eso no lo están previendo o investigando las autoridades, plantearon.

En México se mata entre nueve y 10 mujeres al día y con un total anual de 3 mil 580 muertes violentas –de las que sólo 834 son investigadas como feminicidios–, el número de asesinatos contra mujeres perpetrados en 2018 subió a nivel nacional 9.41 por ciento, en comparación con 2017, cuando se reportaron 3 mil 272 casos y sólo 735 de estos se indagan como feminicidios, de acuerdo con las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

De esta forma, la cifra de asesinatos de mujeres creció en 16 entidades federativas: el 50 por ciento del país. Guanajuato, Jalisco, Baja California, Campeche y Quintana Roo son los estados donde porcentualmente se disparó este delito.

Guanajuato mostró el comportamiento más crítico, pues en un año se duplicaron los asesinatos de mujeres al pasar de 171 casos en 2017 a 326 en 2018, lo que representa un alza de 90.64 por ciento; Además, el número de muertes es de los más altos del país: se sitúa sólo por debajo de Estado de México, que nuevamente se ubicó como el más letal para las mujeres con 396 asesinatos.

Si bien Campeche es un estado que tiene una incidencia muy baja de muertes violentas de mujeres, es la entidad federativa donde porcentualmente más se eleva el delito: un 100 ciento, pues los asesinatos se duplicaron al pasar de 7 casos en 2017 a 14 en 2018.

En Quintana Roo, Jalisco y Baja California los ataques subieron 83.3, 70.50 y 57.27 por ciento, respectivamente.

María Salguero, geofísica y creadora del Mapa de Feminicidios en México, explica en relación a la tasa de asesinatos de mujeres por cada 100 mil habitantes, las entidades más violentas son Colima, Baja California, Guerrero, Chihuahua, Zacatecas, Guanajuato y Quintana Roo, pues registran un nivel mayor de 10 víctimas por cada cien mil mujeres.

“Esos estados ya tienen una epidemia de violencia, una tasa mayor a diez muertes violentas por cada cien mil habitantes representa para la Organización Mundial de la Salud (OMS) una epidemia de violencia. Los niveles de violencia en México son ya padecimientos”

 Los demás estados donde subieron los asesinatos de mujeres el año pasado –en comparación a 2017– son: Nuevo León, con 96 asesinatos en 2018 y un aumento de 36 por ciento; Michoacán (173), 25 por ciento más; Morelos (82), 24 por ciento; Guerrero (260), 12 por ciento; Oaxaca (125), 11 por ciento; Edomex (396), 10 por ciento; Ciudad de México, 9 por ciento (148); Nayarit (49), 8 por ciento; San Luis Potosí (53), 8 por ciento; Colima (79), con un aumento de 6 por ciento.

A nivel nacional, el crecimiento de asesinatos de mujeres se registra desde hace tres años: en 2017, con 3 mil 272 asesinatos, creció un 17.31 por ciento con respecto a 2016, año que reportó al menos 2 mil 789 asesinatos. En 2016, el crecimiento fue de 30.08 por ciento con respecto al 2015, cuando se registraron 2 mil 144 asesinatos de mujeres.

CRIMEN ORGANIZADO EXACERBA FEMINICIDIOS

Los altos niveles de violencia en el país –que cerró 2018 con un total de 33 mil víctimas de homicidio doloso y 28 mil 816 carpetas de investigación abiertas – y la presencia del crimen organizado han exacerbado las expresiones de violencia feminicida, coincidieron las activistas entrevistadas.

María de la Luz Estrada, del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), explicó que la violencia sistemática que se vive en México, originada por diversas estructuras delincuenciales, bandas criminales, también “está violentando a las mujeres”. “Yo lo veo en Guanajuato, lo veo en Veracruz; son casos muy parecidos” dijo.

Para María Salguero, del Mapa de Feminicidios, lugares como Guanajuato, Guerrero, Jalisco y Baja California, el crimen organizado es quien provocó el alza de los asesinatos de mujeres en un 90 por ciento.

“Las pugnas por el huachicol, en Guanajuato, hicieron que los asesinatos de mujeres se incrementaran un 90 por ciento”, ejemplificó.

Los asesinatos de mujeres vinculados al crimen organizado, explicaron las especialistas, son aquellos donde hay indicios de que los perpetradores podrían ser integrantes de la delincuencia organizada. Sin embargo, no necesariamente implica que las víctimas estén vinculadas al crimen organizado o sean criminales, destacaron.

“Hay mujeres que son asesinadas por ser la pareja sentimental de uno de los miembros de la otra banda, eso es una forma de hacer daño al enemigo, asesinando a sus mujeres, o van con la mamá. En Zacatecas hay un caso que, como no pudieron matar a un policía, a los 8 días regresaron por la esposa. En Guanajuato, han levantado a mamás de policías municipales, y esos son casos son mujeres que no estaban involucradas, y seguro hay muchos más”, ilustró Salguero.

Salguero resaltó que en Baja California el 80 por ciento de los asesinatos de mujeres ocurrieron en Tijuana, el municipio más sangriento de 2018: “También las mujeres pueden ser víctimas de la delincuencia organizada sin tener ningún vínculo. En el caso de Tijuana, el mismo subprocurador lo ha dicho: ‘las mujeres en Tijuana que se han llegado a involucrar en temas de delincuencia organizada es por cuestiones de desigualdad’”.

 

NEGATIVA POR RECONOCER EL FEMINICIDIO

 

María de la Luz Estrada, del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, denunció que las autoridades sólo vinculan la violencia feminicida al ámbito doméstico; es decir, que los agresores quedan sólo en el círculo cercano de las víctimas: familiares, amigos o conocidos.

Sin embargo la activista destacó que la violencia feminicida también corresponde a delincuencia organizada.

COMPARTIR