Juan José Romero

Ante el colapso financiero del municipio, el alcalde de Chilpancingo, Antonio Gaspar Beltrán pidió a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, el inicio de una auditoría integral a la nómina de la administración para que a su vez pueda acceder a un rescate a sus finanzas.

Argumentó que para justificar las medidas que ha decidido tomar, para buscar subsanar la economía del municipio, afirmó que su gobierno no pretende iniciar un proceso de persecución, ni de venganza hacia los trabajadores municipales, sino obedece a que las finanzas del municipio están en grave riesgo del colapso.

 

Dijo que se requiere de un presupuesto de 67 millones de pesos para cubrir los compromisos de pagos de salarios y aguinaldos de fin de año, recursos que ha sido solicitado al Ejecutivo estatal, y de no ser autorizado, se tendrá que recurrir a un empréstito ante una institución bancaria.

El alcalde aseguró que ha tenido pláticas con varias instituciones bancarias, para ver la posibilidad de acceder al préstamo, en caso de que, del estado no obtenga el adelanto solicitado, “pero confiamos en la solidaridad del señor gobernador”, aunque este declaró que luego de una reunión con el presidente Andrés Manuel López Obrador, este les confirmo a los gobernadores que no hay dinero para apoyar a nadie.

Gaspar Beltrán, aseguró que el déficit financiero del casi del 80 por ciento del total del presupuesto mensual, es el resultado de un incremento anárquico de la nómina, originado por las administraciones municipales anteriores, “y que hoy nos está poniendo en situaciones complicadas el manejo de la nómina”, y que le lleva pedir auxilio.

Ante esto, solicitó la solidaridad y comprensión de la base trabajadora, para respaldar las decisiones que se han tomado, y que la administración municipal no está en condiciones de autorizar ningún incremento salarial.

Detalló  que, para cumplir con nómina mensual, se requiere de 28 millones de pesos, durante los primeros dos meses de su administración se han tenido que tomar recursos de otros rubros, especialmente del ramo 28 procedentes de las participaciones federales, decisión que podría implicar una sanción penal para quien encabeza el municipio, “un delito incluso, que no alcanza fianza”, expuso.

 

Pero además de la nómina, se invierten 5 millones de pesos, para el servicio de alumbrado público, sin embargo, lo más difícil, sentenció, es que la administración anterior que encabezó el priista, Marco Antonio Leyva Mena, no previó los ahorros para el pago del aguinaldo de fin de año, ni siquiera, cubrió la totalidad del sueldo correspondiente al último mes de su mandato.

Derivado de las complicaciones financieras, ha tomado la decisión, dijo, se solicitar a la Secretaría de Hacienda a motivar el inicio de una auditoría financiera a la nómina de Chilpancingo, cuya finalidad es lograr al rescate con economías extraordinarias por parte del gobierno federal, concluyó.

COMPARTIR