Por Ignacio Hernández Meneses.

Albañiles, amas de casa, arquitectos, cada quien su cruz, adornadas de flores de papel crepé de colores chillantes, abarrotaron esta mañana el Sagrario Catedral para orar en honor del Día de la Santa Cruz y de los Albañiles.

En misa de ocho de la mañana nos encontramos con doña Martha, del barrio precisamente de Las Crucitas,  quien nos habló de su fe y esperanza, y dice que la cruz “es para nuestra salvación”.

También vimos muchos albañiles cargando sus cruces, y allí, bajo la imagen del Sagrado Corazón de Jesús, el peón don Aurelio Castañeda, que vino desde la colonia La Libertad, considera que es una bendición adorar la cruz y que tiene esta creencia por herencia de su familia.

También valora que la cruz adornada es para bendecir la obra y para que la construcción no se caiga.

Al final de la homilía mañanera, el padre Luis Alejandro Piza fajardo, vicario pastoral de Sagrario Catedral nos echó agua bendita a los que estábamos allí, algunos sacaron humo y chispas.

El sacerdote manifestó en tono celestial que la cruz expresa el amor sobre todas las cosas de la vida.

 

Barbacoa y chelas bien frías…

 

En algunas obras de construcción, los patrones ofrecieron barbacoa y cervezas bien frías a sus peones.

Aurelio Castañeda, dijo que trabaja por Caleta y le dieron permiso para llevar la cruz que adornó con papel de china y crepé para bendecirla en la catedral, y que de ahí, presuroso se iba a la chamba porque justo al mediodía iban a celebrar.

Y efectivamente, se pudieron ver tinas de cervezas y ollas de barbacoa, listas para el comelitón.

Felicidades a los trabajadores de la construcción.

COMPARTIR