Cuando entran a la bahía con dirección al viejo fondeadero del puerto, un niño de los que venían a bordo lanzó un grito “¡Salimos de Manzanillo y llegamos a Manzanillo!” aludiendo a que dicha playa y la zona que la rodeaba se asemejaba a la del puerto colimense.

 

COMPARTIR